La calumnia

Publicado por o día 20/07/2015 na sección de Opinión,Opinión por Oscar González

La calumnia

Mucho se ha escrito en los últimos diez días sobre la nueva web en la que, bajo el título “Madrid VO”, el Ayuntamiento de Madrid cuelga comunicados de prensa y desmentidos de aquellas noticias que, a su entender, se han abordado de manera errónea o sesgada por la prensa.

Provoca miedo y asco ver cómo el politicucherío patrio, en compañía de ciertas asociaciones de prensa, se rasgan las vestiduras y hablan de totalitarismo, censura y, en general, cualquier cosa que pueda servir para que, en la cabeza del lector, se forme la asociación entre la corporación presidida por Carmena y la coacción a la libertad informativa. Porque, de este modo, se irá asentando también, de manera casi subconsciente, una asociación mental: la de Ahora Madrid (y, por extensión, Podemos) con la falta de democracia y la dictadura.

Llama la atención cómo algunos de los que ahora se erigen en defensores de la pluralidad democrática y la libertad de prensa son los mismos que amparan con sus firmas leyes que permiten la confiscación de cámaras de fotos a periodistas o de teléfonos móviles a manifestantes que graban a la autoridad extralimitándose en sus funciones. La llama, sí, y mucho, aunque cada vez estemos más acostumbrados en este país a ese estercolero de políticos sin la más mínima vergüenza que hoy defienden ocho y mañana ochenta sin necesidad de pasar siquiera por la peluquería a gestionarse una coleta. Los mismos que convirtieron Tele Madrid en un panfleto propagandístico que llegó a ser conocido entre los habitantes de la capital como “Tele Espe”. Los mismos que colocaron a Alfredo Urdaci como director de informativos de TVE, lo que supuso una condena de la Audiencia Nacional al ente público por manipulación informativa. Los mismos que sangraron Canal Nou y cuando no daba más de sí lo tiraron a la basura. Los de “y eso que oyen son los aplausos a la ministra”, mientras sonaba una pitada atronadora. Los mismos que bajan el sonido ambiente y suben el resto de canales cuando en una final deportiva se pita el himno de España.

Quizá lo hacen por creer que les corresponde ser guardianes de la verdad o quizá porque están acostumbrados a que campe a sus anchas cierta clase de periodismo amancebado y mentiroso, la voz de su amo, y les viene fatal que a una administración pública se le haya ocurrido ejercer su derecho a comunicar y rectificar lo que crea que se ha transmitido de manera errónea o faltando a la veracidad mínima exigible a un periodista.

Lo irónico del asunto, y lo que genera la máxima sensación de bochorno y manipulación es que hace años que la Comisión Europea tiene un blog oficial dedicado exactamente a lo mismo que “MadridVO”. Lo pueden consultar en la siguiente url: http://blogs.ec.europa.eu/ECintheUK/.

¿Han oído a alguien, pro o anti europeísta, rasgarse las vestiduras por esto? Apuesto a que no.

Porque los y las ciudadanas de este país no se merecen ser informados de manera neutral y honesta. Qué va. En este país tenemos que comernos cucharadas de estiércol día tras día, desde los medios privados (terrible) y los públicos (imperdonable). No vaya a ser que nos dé por pensar. No sea que nos cuestionemos lo que nos cuentan y dejemos de creernos las versiones que salen a diario en esos shows que una vez fueron informativos. No sea que un día se nos acabe la paciencia y nos cansemos de ser tomados por imbéciles integrables y entonces, esa hermosa mañana, ardan las calles.

OPINIÓN POR OSCAR GONZALEZ 

Una respuesta para "La calumnia"