La Guardia Civil detiene a tres personas e investiga a otras dos por el envenenamiento de aves en peligro de extinción.

Las investigaciones han sido realizadas por el SEPRONA de la Guardia Civil de Cáceres, tras el hallazgo de tres cadáveres de águila imperial ibérica y de dos milanos reales.
Publicado por o día 14/06/2017 na sección de Sucesos,Vigo

La Guardia Civil detiene a tres personas e investiga a otras dos por el envenenamiento de aves en peligro de extinción.

La Guardia Civil ha procedido a la detención de tres personas y la investigación de otras dos, como supuestos autores de un delito relativo a la protección de la fauna, por el envenenamiento de tres águilas imperiales ibéricas y dos milanos reales, ambas especies en peligro de extinción, mediante la utilización de compuestos muy tóxicos.

Águilas imperiales envenenadas

La primera de las actuaciones realizada por los agentes del SEPRONA se produce tras el hallazgo del cadáver de un ejemplar adulto de águila imperial ibérica, en una finca situada en una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) en el entorno de la Sierra de San Pedro (Cáceres), igualmente fue localizado un nido con cadáveres de dos crías de la misma especie.

Ante las sospechas de un posible envenenamiento, los agentes procedieron al traslado de los cadáveres de las aves al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Sierra de Fuentes (Cáceres), donde se detectó la presencia de un potente compuesto tóxico en los tres ejemplares de águila imperial ibérica, habiéndose utilizado una paloma doméstica como cebo envenenado.

En los días posteriores, el SEPRONA llevó a cabo una exhaustiva investigación con el apoyo de la unidad canina de la Guardia Civil especializada en búsqueda de venenos que finalizó con la detención de tres personas como supuestos autores de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna y la intervención de 80 medios de caza prohibidos además de dos envases con productos tóxicos que habían sido utilizado para envenenar a las aves muertas.

Milanos Reales muertos

Así mismo, agentes del SEPRONA de Trujillo (Cáceres) procedieron al esclarecimiento de otro caso grave de envenenamiento de aves rapaces, concretamente dos milanos reales, cuyos cadáveres aparecieron en una explotación situada en ese término municipal.

Al igual que en el caso anterior, fueron localizadas artes de caza prohibidas (cepos), así como un envase conteniendo un granulado que, tras su análisis, se pudo comprobar que se trataba de un insecticida de alta toxicidad, prohibido en España desde el año 2003, y que fue el utilizado para el envenenamiento de los dos milanos reales. Dos personas han sido investigadas por un delito relativo a la protección de la flora y la fauna.

Las motivaciones del envenenamiento de las aves pudieran guardar estrecha relación con intereses ganaderos, teniendo en cuenta la actividad principal de las dos fincas o explotaciones donde fueron hallados los venenos.

Los autores de este tipo de delitos se enfrentan a penas de hasta dos años de prisión además de asumir el coste de reposición o valor económico de los tres ejemplares de águila imperial ibérica, que podría ascender a los 195.000 €, agravado por haberse cometido en un espacio natural protegido; en cuanto a los dos milanos reales, igualmente en peligro de extinción, su valor asciende a los 24.000€ por cada individuo, según información facilitada por la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura.

Todas las actuaciones practicadas por la Guardia Civil fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción competente.

Operación “Antitox”

A lo largo del 2017 la Guardia Civil está desarrollando a una operación en todo el territorio nacional con el objetivo de erradicar el uso ilegal de veneno como medio de extinción de fauna. El SEPRONA ha establecido numerosos servicios que cuentan con el apoyo de las unidades caninas de la Guardia Civil especializadas en la detección de cebos envenenados para actuar contra las personas que estén utilizando veneno en el medio natural y reducir el impacto medioambiental que esta práctica causa en la fauna de nuestros ecosistemas.