La impresora, la herramienta que nunca debe faltar en la oficina

Publicado por o día 02/10/2017 na sección de Empresas

La impresora, la herramienta que nunca debe faltar en la oficina

Desde su creación hasta hoy, todos están de acuerdo sobre la importancia y utilidad de las impresoras dentro de las oficinas. Su uso va más allá de un simple capricho, es una necesidad que permite el desarrollo fluido de las actividades que realizan las organizaciones. Los avances tecnológicos y mejoras en su diseño han hecho que sea casi imposible imaginar ya un mundo sin ellas y por eso es importante cuidarlas.

Modelos de impresoras hay muchos en el mercado y si bien es cierto que todas cumplen con el mismo objetivo, si que existen diferencias destacables entre cada tipo de impresora, sobretodo cuando se habla de la forma en la que estas funcionan. De hecho, se podrían clasificar las mismas en tres grandes grupos, inyección, láser e impacto, cada una con sus bondades propias.

Seleccionando la mejor impresora

Las impresoras de inyección son las más comunes de encontrar en casa u oficinas pequeñas. Su diseño compacto la hace sencilla de ubicar y actualmente son multifuncionales, brindando más de un solo uso, lo que aumenta su utilidad. Estas impresoras inyectan tinta líquida de forma precisa y se recargan mediante cartuchos.

Por otro lado están las impresoras láser, que a diferencia de las anteriores, utilizan tóner como insumo para imprimir,  pudiendo tener una autonomía más elevada. Estas impresoras son más comunes en oficinas o lugares donde la demanda de impresión es elevada. Por último están las impresoras de impacto, cuyo sistema transfiere la tinta como si se tratase de una máquina de escribir. Sea cual sea el modelo es posible comprar la tinta de impresora online en tiendas especializadas.

El secreto de su durabilidad está en el cuidado

En algunos casos las impresoras suelen dar la sensación de dañarse muy rápido pero la verdad es que el secreto para que su vida útil se alargue depende del cuidado que se le de. Lo primero es seleccionar bien qué tipo de impresora se va adquirir según las necesidades del lugar, tomando en cuenta las ventajas y también desventajas de un modelo y otro, así como el costo que puede significar su compra, instalación y recargas, un punto clave a la hora de decidir.

Luego de que la decisión está tomada, todo se reduce a garantizar la calidad de la tinta a utilizar. Las impresoras han sido diseñadas para funcionar con tintas específicas que tienen una densidad y propiedades únicas para el tipo de impresora que se adquiere. Esto quiere decir que hay que garantizar la eficacia de la misma y seguir una serie de pasos para evitar que la impresora se dañe.

Más que pasos, son hábitos los que e deben adquirir para aumentar la vida útil de las impresoras, uno de ellos es el de utilizarla por lo menos una vez a la semana ya que así se evita que los conductos por donde circula la tinta se dañen u obstruyan por tinta seca. Tampoco se debe dejar el cartucho a la intemperie y en contacto con el polvo, haciendo esto, se disminuyen los problemas que la impresora puede causar en la oficina.