La increíble historia de Flappy Bird

Publicado por o día 19/07/2014 na sección de Internet,Juegos

La increíble historia de Flappy Bird

 ¿Se imaginan ser el dueño de Candy Crush o Papa Pear por ejemplo y que te pueda la fama aunque estés ganando miles de euros al día?

 Pues eso parece haberle pasado al dueño de Flappy Bird, un juego muy similar al típico Mario Bross que se mantuvo solo disponible para descarga durante un mes y que su creador, el cual ha comunicado vía Twitter que tenía una vida muy tranquila antes del juego, ha decidido eliminar de los principales mercados de aplicaciones como Google Play.

Por el momento se desconocen los motivos reales. Su desarrollador se trata de un joven vietnamita que debido al éxito del juego, lograba ocupar las portadas de periódicos online de todo el mundo. Entre algunas de las noticias que circularon por la red, muchos achacaban su éxito al parecido con el juego de Mario, lo que podría haber llevado al hombre a eliminarlo por miedo a denuncias de Nintendo, aunque la propia empresa nipona lo ha desmentido abiertamente después del revuelo generado.

 Entonces, si no disponía de presiones por Nintendo, parece que el único motivo por el que decidió ponerle fin al juego, es no soportar el alto grada de fama al que se someten este tipo de afortunados, con entrevistas en medios especializados, posibilidad de secuestros al ser una persona con alto poder adquisitivo en un país no muy seguro o quien sabe, simplemente llevar una vida en el anonimato más humilde pero sin necesidad de estar todo el día en boca de los demás.

 Desde su entorno mas cercano, comentan que no dispone de necesidades económicas debido al éxito de otros juegos que le han generando grandes ingresos, por lo que podría ser solo una estrategia en busca de mejorar el juego y salir al mercado con una nueva versión mejorada y mayor expectación, aunque lo devolvería de nuevo a la fama.

  Sea como sea, el éxito de Flappy Bird es indiscutible e incluso páginas de subastas como Ebay ya disponen de teléfonos con el juego instalado que superan los 1.000 euros.