La naturopatía y lo que puede aprender de ella la medicina convencional

Publicado por o día 22/07/2020 na sección de Salud

La naturopatía y lo que puede aprender de ella la medicina convencional

“Natural”, “no invasiva” y “autosanadora”; esas son las maneras en las que se suele describir a la naturopatía, un método de medicina alternativa que cada vez tiene más aceptación en los hogares de España y el mundo.

Sin embargo, su reto más grande es ganar reconocimiento en la comunidad científica y así lograr extender los beneficios de su práctica a más personas. Pero para ello hay grandes impedimentos.

¿De qué va la naturopatía?

Partiendo de una visión holística del cuerpo y la salud, y estableciendo el vitalismo como un hecho, la naturopatía se enfoca en métodos de medicina alternativa, más que nada naturistas, para tratar lo que la medicina convencional resuelve con recetas médicas, cirugías y vacunas.

Un ejemplo de tratamiento desde la naturopatía es consumir setas para mejorar memoria. Esta es una práctica milenaria del herborismo oriental que recién fue comprobada por la ciencia; pero debido a los efectos psicológicos de los hongos, los naturópatas han cultivado a las setas y trufas desde el siglo XX para estudiar sus beneficios a nivel psicológico y neurológico.

De la misma manera los naturópatas han estudiado el castaño de Indias por sus propiedades diuréticas y antiinflamatorias. Lo mismo con el aloe vera, cuya eficacia ha sido comprobada por la ciencia en años recientes pero que los naturópatas han aupado desde sus inicios, en su caso por sus propiedades para sanar quemaduras.

Pero así como hay evidencia de que terapias basadas en elementos naturales son beneficiosas. También, hay también evidencia de que en algunos casos es ineficaz.

Naturopatía más allá del herborismo

Pero esta amalgama de corrientes de medicina alternativa va más allá del herborismo y de la medicina natural, pues también se vale de otras terapias alternativas como:

  • Terapia de quelación
  • Cromoterapia
  • Ozonoterapia
  • Psicoterapia
  • Reflexología
  • Acupuntura
  • Osteopatía
  • Yoga

Así como muchas otras formas terapéuticas que pueden ir desde lo estrictamente científico hasta lo más pseudocientífico y metafísico.

Aunque algunas de estas terapias alternativas han demostrado tener cierto grado de efectividad, aplicarlas en conjunto y de manera holística no asegura resultados más favorables para los pacientes.

El motivo por el que muchas siguen siendo alternativas o complementarias es porque son capaces de disminuir síntomas pero no de curar, o de aliviar los efectos secundarios del tratamiento pero no lo relacionado con la enfermedad.

Asimismo, hay posturas que son prácticamente inaceptables y no sostenibles, el mejor ejemplo es evitar las vacunas.

¿Entonces por qué la naturopatía gana tanto terreno?

La medicina convencional tiene cuatro grandes desafíos que alientan el crecimiento de las corrientes alternas:

  1. Altos costos e incrementos anuales
  2. Falta de muchas respuestas medicas
  3. Sistemas de salud deficientes estructuralmente
  4. Enfoque centrado en la enfermedad y no en el bienestar del paciente

De los retos de la salud nombrados anteriormente, son el primero y el último de ellos los que tienen mayor incidencia. Pues sin dinero es difícil (por no decir imposible) enfrentarse a un tratamiento médico por más “simple que sea”, mientras que ir a consultorio a hablar de una enfermedad y no de cómo me siento o cómo me hacen sentir los tratamientos es algo incómodo;

Ya ni hablar de algunos consultorios en donde los médicos miran más a una pantalla que a los ojos del paciente…

Pero este escenario puede acabar siendo positivo tanto para la naturopatía como para la medicina convencional. Al final del día, si se desarrollan programas médicos de alta cobertura a bajo costo y que sean más eficaces no habría que mirar hacia los lados buscando alternativas.

Por el otro lado, estudiar más a fondo las naturopatía podría acabar en hallazgos que la respalden desde la ciencia, logrando una gran victoria. Y sí tales hallazgos no se dan, entonces la medicina convencional podría lograr su objetivo de que este tipo de terapias tengan terreno.

Sin embargo, no hay que olvidar que el hecho de que uno no tenga razón no quiere decir que el otro sí la tenga.

Comentar noticia

Your email address will not be published.