La Policía Local de Vigo detiene a un peluquero por un presunto delito de agresión sexual a un menor

Al parecer, la víctima, de 13 años, acompañó al hombre a su domicilio para que le aplicase un producto en la cabeza, y en un momento determinado comenzó a desabrocharle la cremallera del pantalón
Publicado por o día 30/11/2020 na sección de Galicia,Sucesos,Vigo

La Policía Local de Vigo detiene a un peluquero por un presunto delito de agresión sexual a un menor

La Policía Local de Vigo ha detenido a un peluquero de 40 años por la supuesta comisión de un delito de agresión sexual a un menor de 13 años.

Los hechos sucedieron el pasado día 29, cuando los agentes recibieron la llamada de un varón que informaba sobre la supuesta agresión sexual que había sufrido su hijo menor por parte de un peluquero que se desplazaba habitualmente a su domicilio para realizar trabajos de estética.

Al lugar se trasladó una patrulla procediendo a la identificación del solicitante, F. J. C. P, de Venezuela y 49 años de edad. Éste manifestó a los agentes que esa misma mañana el citado individuo había realizado labores de peluquería en su domicilio, y al finalizar el trabajo invitó al hijo menor de 13 años a que le acompañase al exterior del mismo para aplicar un ungüento que tenía en su vehículo particular.

El menor accedió, constatando el padre que tardaba mucho en volver, y que, cuando lo hizo, se encontraba muy nervioso y alterado. Al preguntarle qué había pasado, el hijo le detalló que, una vez en el coche, el peluquero le indicó que se había olvidado el producto en casa, invitándole a acompañarle.

Una vez en el domicilio, le aplicó el supuesto producto en la cabeza con una toalla tapándole los ojos, percatándose el joven que le sacaba fotos, hasta que en un momento determinado comenzó a desabrocharle la cremallera del pantalón. Al encontrarse solo, tuvo miedo y se sintió bloqueado, hasta el instante en que notó que le tocaba la zona genital, momento en el que se incorporó de golpe empujándole y huyendo hacia su domicilio.

Tras escuchar el relato, los agentes acudieron al domicilio del supuesto agresor, en la zona de Casablanca, punto al que se desplazaron para tratar de identificarle. Estuvieron llamando al piso varios desde el portal, no obteniendo respuesta alguna, hasta que un vecino les abrió.

Una vez en el interior, realizaron llamadas durante 10 minutos con el mismo resultado, pese a escuchar ruidos que procedían del interior. Finalmente el individuo les abrió la puerta, reconociéndoles que había desplazado al joven hasta su domicilio, pero negando haber realizado tocamiento alguno.