La producción del sector del mar aumentó un 50% desde 2011 y tiene relación con más del 90% de las ramas de actividad de la economía gallega

Esta actividad superó un valor de producción de 5.500 millones de euros en el 2019 frente a los 3.700 millones de euros de 2011 segundo refleja el trabajo elaborado por el grupo de investigación en Economía Pesquera y Recursos Naturales de la USC

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, puso hoy de relieve que la producción del sector del mar en Galicia subió cerca de un 50% desde 2011 al superar los 5.500 millones de euros frente a los 3.700 millones de euros de 2011 y tiene relación con más del 90% de las ramas de actividad de la economía. Así lo reflejan las Tablas input-output pesca-conserva gallegas 2019, que hoy presentó la conselleira en Ribeira y que fueron elaboradas bajo encargo de la Xunta por el equipo dirigido por los economistas Gonzalo Rodríguez y María do Carme García Negro, del grupo de investigación en Economía Pesquera y Recursos Naturales Ecopesca de la Universidad de Santiago de Compostela.

 

En la presentación, en la que también participó Gonzalo Rodríguez, Rosa Quintana también destacó el gran crecimiento de la industria transformadora con una producción de 4.300 millones de euros, más del doble que en la edición de 2011. Además puso de relieve a capacidad del complejo mar-industria en el comercio exterior pues las ventas realizadas fuera de Galicia mantienen una tendencia positiva.

 

Las relaciones comerciales con otros países suponen una aportación importante al valor global de este sector en Galicia que, segundo reflejan las tablas, hacen que el volumen económico general añadiendo los productos comercializados desde la comunidad ronde los 9.000 millones de euros, incluyendo las importaciones, lo que supone la mayor cifra de la historia. Un potencial, añadió la conselleira, que también se ve en la influencia del sector del mar en el resto de actividades de la economía pues 76 de las 83 ramas de la actividad económica gallega tienen relación con el sector marítimo-pesquero.

 

Toda esta información permite cuantificar, expuso Rosa Quintana, que el mar y sus industrias son la cuarta actividad con mayor presencia en la economía gallega, con un peso en el PIB que ronda el 5%. Esto es una muestra de que el sector marítimo-pesquero tiene un papel fundamental en la vertebración del territorio pues se extiende por toda la costa y permite fijar población. Un ejemplo claro es Ribeira, donde la actividad marítimo-pesquera es vital, apuntó.

 

Además expuso que esta panorámica socioeconómica de la cadena mar-industria gallega permite al Ejecutivo autonómico tener una visión más completa y actual de la dimensión de este complejo y de sus múltiples interrelaciones con los distintos sectores económicos al tiempo que facilita la toma de decisiones estratégicas en beneficio de este sector.

 

En este sentido, Rosa Quintana destacó el gran valor de estos datos para avanzar en la necesidad de tener en cuenta los aspectos socioeconómicos en equilibrio con los biológicos y ambientales, para garantizar el desarrollo sostenible de la actividad. Una apuesta, señaló, que deben asumir todas las administraciones para evitar casos como lo veto a la pesca de fondo por parte de la Comisión Europea que carece del aval de informes científicos.

 

Impacto del veto a la pesca de fondo

La conselleira del Mar destacó que todos estos datos muestran la importancia que el sector del mar tiene en la economía de Galicia y el gran daño que puede hacer en ella lo veto a la pesca de fondo aprobado por Bruselas en cerca de un ciento de zonas en aguas comunitarias. En este sentido, recordó que hay alrededor de 200 barcos de capital gallegos afectados por esta prohibición, a los que se sumarían otros cerca de 900 buques de artes menores que podrían acabar viéndose afectados.

 

Rosa Quintana incidió en que ese impacto, toda vez que la cadena mar-industria tiene relación con el 90% de las ramas de actividad de la economía gallega, se notaría en los empleos directos e indirectos, en los salarios, en el pagado de impuestos, en la prestación de servicios a la flota y en otros aspectos que contribuyen a generar una actividad económica fundamental para las zonas costeras de la comunidad.

 

En el caso concreto de Ribeira, lo veto a la pesca de fondo afecta directamente a alrededor de una treintena de buques entre arrastreros de litoral y palangreros de Gran Sol y la cerca de 300 tripulantes. A estos habría que sumar unas 25 embarcaciones de artes menores potencialmente afectadas por el desplazamiento de flotas, el solapamiento de zonas o la posibilidad de que la prohibición se amplíe en el futuro la nuevas áreas o artes de pesca.

 

Por último a conselleira subrayó que esta cuantificación es posible gracias al trabajo de Gonzalo Rodríguez y María do Carme García Negro y de los profesionales y empresas de la cadena mar-industria que colaboraron en la elaboración de estas tablas con sus respuestas y aportando información.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario