La ruta portuguesa del Camino de Santiago

Cada año el Camino de Santiago recibe miles de visitantes, en su mayoría extranjeros, que destinan entre una y cuatro semanas a recorrer alguna de las rutas del Camino de Santiago.
Publicado por o día 20/06/2016 na sección de Turismo

La ruta portuguesa del Camino de Santiago

Si bien el Camino Francés es el más transitado, por ejemplo en la web social de iperegrinos.com, cada año notan un mayor interés por la ruta portuguesa. Cada vez es más la demanda de información que recibe de peregrinos que empiezan a preparar la ruta y que quieren conocer todos los detalles antes de emprender su aventura.

Camino portugués desde Oporto

En concreto, es el Camino Portugués por la Costa desde la ciudad de Oporto, la más demandada, sobre todo para realizar durante los meses de primavera y verano. Son sus paisajes, su gastronomía y, sobre todo, sus kilómetros de costa y playas lo que supone un aliciente para aquellos que deciden iniciar el Camino hasta Santiago de Compostela.

Muchos peregrinos provienen de países donde no hay playas, y poder hacer transitar este tipo de rutas es un gran aliciente para ellos. Es un “pack vacacional” de lo más completo, playa, senderismo, meditación, aventura.

Es precisamente esta ruta la que se encuentra en su novena etapa con la ciudad de Vigo, el mayor núcleo urbano que se encontrarán los peregrinos hasta su llegada a Santiago de Compostela y donde muchos aprovechan la excelente ubicación que ofrece la ciudad olívica para conocer uno de los enclaves naturales más recomendados en cualquier guía: el Parque Natural de las Islas Atlánticas de Galicia. Desde Vigo existe la posibilidad de viajar a diario a las Islas Cíes, un auténtico paraíso en plenas Rías Baixas.

Esta ruta es la ideal para aquellos que busquen exprimir al máximo su travesía por Galicia ya que recorre parte de las Rías Baixas, muy conocidas por riqueza gastronómica y su famoso vino Albariño.

Desde Oporto hasta Santiago de Compostela son 13 etapas para realizar a pie o en bici, aunque es recomendable reservar unos días adicionales para disfrutar tranquilamente, no sólo de la propia ruta, también de todas las posibilidades que ofrece el entorno, tanto desde la propia ruta como una vez que llegues a Santiago de Compostela.