La Xunta actualiza su protocolo sanitario ante casos de sumisión química tras incorporar las aportaciones del Observatorio gallego para la violencia de género

Así lo señaló el director general de Asistencia Sanitaria, Jorge Aboal, en la Comisión 5ª del Parlamento

Santiago de Compostela, 6 de octubre de 2022 El director general de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal Viñas, explicó hoy, en la Comisión de Sanidad del Parlamento de Galicia, que la Xunta acaba de actualizar su protocolo sanitario ante casos de sumisión química, tras incorporar las aportaciones del Observatorio gallego para la violencia de género.

El director general habló hoy, en el Pazo do Hórreo, de las gestiones hechas por la Xunta para extender a todas las áreas sanitarias el protocolo para la atención integral de las víctimas por sumisión química elaborado en el Complejo Hospitalario de Ourense (CHUO).

A tal efecto, Jorge Aboal dijo que, en base al protocolo elaborado por el hospital ourensano, el departamento que dirige Julio García Comesaña elaboró el documento llamado “Procedimiento de actuación del Sergas ante casos de sospecha de sumisión química”, que, tomando el protocolo inicial de Ourense, hizo un documento sistematizado y adaptado a un formato común, para poder ser implantado en todas las áreas sanitarias, incluyendo, también, el ámbito de actuación de la atención primaria ante las sospechas de sumisión química. Una vez elaborado, fue remitido en versión inicial a todas las Gerencias de las Áreas Sanitarias y al Imelga para su primera consideración.

Tal y como remarcó el director general, la primera versión de este documento fue publicada el 10 de agosto de este año en la página web del Sergas, y a la vez fue remitida a todas las gerencias de las siete arenas sanitarias, para su conocimiento y para que, a través de sus equipos directivos, den traslado y divulgación a todas las categorías profesionales implicadas en esta atención.

Aportaciones presentadas

En la misma fecha, 10 de agosto, el protocolo fue trasladado a la Consellería de Promoción del Empleo e Igualdad, en reunión mantenida entre el director general de Asistencia Sanitaria del Sergas y la conselleira María Jesus Lorenzana, con el objeto de que remitirse al Observatorio Gallego de la Violencia de Género para su estudio y posibles alegatos o sugerencias por parte de las entidades e instituciones presentes en este órgano.

En consecuencia, a finales del pasado mes de septiembre, en la reunión del Pleno de este órgano, fueron comentadas las aportaciones presentadas por diferentes representantes e instituciones para luego proceder al envío por parte del Sergas de una nueva versión del documento, donde se introdujeron los alegatos pertinentes, que fue aprobada ayer mismo por el Observatorio gallego de la violencia de género.

Las aportaciones recibidas fueron analizadas y evaluadas en su totalidad, incorporándose la mayoría de ellas ya que aportaban especificidad al texto o incluso aclaraban definiciones y circuitos. Entre otras aportaciones, el director general señaló las hechas desde la Consellería de Empleo e Igualdad; la Consellería de Cultura y Educación; la Dirección general de Familia, Infancia y Dinamización demográfica; la Dirección General de Función Pública; la Presidencia de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y el Consejo de la Abogacía Gallega.

Según remarcó el director general, los documentos elaborados desde el Sergas están en permanente revisión y actualización. Se trata de documentos vivos que se van actualizando para dar cabida a las novedades derivadas de la evidencia científica en estos ámbitos, así como en la mejora en la redacción y especificación resultante de su puesta en marcha.

Objetivos de actuación

El documento de actuación en caso de sumisión química tiene como objetivos, -dijo Jorge Aboal-, por un lado, establecer el procedimiento de actuación entre los servicios asistenciales del Sergas, el juzgado de guardia del área sanitaria y el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), para sistematizar la sospecha, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de las víctimas de sumisión química.

Por otro lado, el documento proporciona una estructura funcional que coordine las actuaciones de todos los servicios de manera interdisciplinar, con el fin último de mejorar el diagnóstico de certeza y el correcto tratamiento para la víctima, garantizando, de esta manera, sus derechos y facilitando una respuesta integral sanitaria, médico-legal y judicial.

Entre otros aspectos, -prosiguió Aboal-, el protocolo define en qué consiste la sumisión química, las sustancias más habituales empleadas, así como sus características, y especifica los indicadores de sospecha que se deberán tener en cuenta por el personal sanitario tanto de atención primaria como en urgencias hospitarias, para establecer la sospecha.

Ya dentro de los servicios de urgencias, el documento define los motivos de consulta que deben registrarse durante el proceso de triaje, y realiza recomendaciones en la práctica de la anamnesis, la exploración física, y cómo debe quedar reflejado en la historia clínica Ianus para no hacer que la víctima tenga que repetir su relato. También señala las condiciones de su atención, en un entorno de confidencialidad, intimidad y confort, y además establece quién y cuándo puede acompañar a la víctima.

El protocolo define las pruebas diagnósticas complementarias y las pruebas toxicológicas a realizar ante este tipo de sospechas, tanto para detectar las consecuencias clínicas de la sumisión química como para descubrir las sustancias empleadas en el supuesto delito.

En su intervención en el Pazo do Hórreo, Aboal dijo que el documento indica la obligatoriedad de realizar el parte de lesiones así como su envío al juez de guardia, describiendo los marcadores a realizar para pedir las pruebas mediante el sistema de petición electrónica dentro de la historia clínica, y definiendo el procedimiento legal para recoger las muestras biológicas, y tras la correspondiente denuncia, realizar su envío, garantizando siempre la cadena de custodia en colaboración con el juez de guardia y los profesionales del Instituto de Medicina Legal de Galicia.

El documento también describe el seguimiento clínico posterior, valoración de profilaxis, apoyo de la unidad de salud mental, el acceso a la asistencia jurídica gratuita o derivación al trabajador social de ser preciso para valoración de la situación familiar y de la red de apoyo.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario