La Xunta avanza en la redacción del anteproyecto de la Lei de ordenación do litoral de Galicia con el objetivo de presentarlo antes de que finalice 2022

Ángeles Vázquez considera que es vital conseguir una correcta ordenación del territorial, en la que se combine la protección ambiental y el desarrollo económico del sector pesquero

Viveiro (Lugo), 25 de noviembre de 2022 La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, destacó, esta mañana, que la Xunta avanza en la redacción del anteproyecto de la Lei de ordenación do litoral del Galicia con el objetivo marcado de presentar el texto antes de que finalice 2022 para que pueda ser sometido a debate y aprobación en el Parlamento el próximo año.

Durante su participación en las XXVI Xornadas técnicas de difusión do sector pesqueiro de Celeiro, la conselleira destacó el doble objetivo de esta noticia normativa: regular la franja litoral desde Galicia en base a una triple perspectiva -ambiental, social y económica- y dar seguridad jurídica a los titulares de instalaciones en dominio público marítimo terrestre (DPMT), definiendo las actividades que puede albergar cada tramo costero.

Es vital conseguir una “correcta ordenación del territorial”, en la que se combine la protección ambiental y el desarrollo económico del sector pesquero, añadió Ángeles Vázquez, quien incidió en la importancia de que la costa debe ser regulada por quien mejor la conoce, que son la propia Comunidad y los agentes económicos que trabajan en el litoral, que saben de su potencialidad y de sus necesidades ambientales.

En esa línea, el Gobierno autonómico quiere resolver con una norma propia y adaptada a la realidad gallega los problemas que está en la provocar las últimas medidas y reformas normativas aprobadas por el Ejecutivo central desde 2018 con el fin de imponer una interpretación cada vez más restrictiva de la Ley de espaldas.

Recurso contra la reforma del Reglamento de espaldas

En este sentido, hace falta recordar los cambios introducidos en la duración de las concesiones en el dominio público a través de la Lei de cambio climático, o la modificación este verano del Regulamento de costas, que elimina en la práctica la posibilidad de prórroga extraordinaria para las industrias del mar.

De hecho, Galicia recurrió ante el Tribunal Supremo la dicha reforma reglamentaria porque limita, condiciona y mismo vulnera derechos reconocidos por la legislación de espaldas a través de una norma de rango inferior. Se trata de un recurso que va en defensa de los intereses de Galicia ya que esta modificación limita los derechos reconocidos legalmente la particulares, empresas y otros titulares de concesiones en el DPMT, así como las propias competencias autonómicas en el litoral.

Además, la conselleira lamentó que las últimas actuaciones del Gobierno central solo tengan el objetivo de eliminar cualquier vestigio de actividad humana en la costa sin evaluar sus consecuencias económicas y sociales. Según los cálculos de la Xunta, hay 4.000 edificaciones públicas o privadas en DPMT que están en peligro y, además, tal y como explicó Ángeles Vázquez, ya se están paralizando algunas inversiones a causa de los vaivenes reglamentarios que se están produciendo en los últimos años.

Así, en los 9 ayuntamientos de la provincia lucense el Instituto de Estudos do Territorio identificó como afectadas: 247 edificaciones de carácter privado, 57 inmuebles empresariales o industriales, 9 instalaciones deportivas y 1 cementerio.

Lucha contra el cambio climático

Durante su relatorio A modificación do regulamento xeral de costas e a súa adaptación á Lei do cambio climático, la conselleira también hizo hincapié en el trabajo que está realizando el Gobierno gallego para garantizar la sostenibilidad de los recursos y luchar contra los peligros a los que se enfrenta el sector pesquero, como el aumento del nivel medio del mar, el incremento de la temperatura superficial del mar, la acidificación o los cambios de los oleajes y mareas meteorológicos.

Precisamente para luchar contra los efectos del cambio climático, la Xunta puso en marcha ya en 2019 la Estratexia Galega de Cambio Climático e Enerxía 2050 y en la actualidad está trabajando en la elaboración de la que será la primera Lei do clima de Galicia y en el desarrollo de la Alianza galega polo clima, una iniciativa que cuenta ya con más de 30 entidades adheridas y en “la que esperamos contar con la experiencia y apoyo de las empresas y organismos relacionados con el sector pesquero”, concluyó la conselleira.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario