La Xunta destaca que la Ley de lucha integral contra los incendios forestales fomentará los paisajes mosaico con vocación productiva como mecanismo preventivo

El director general de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, explicó en el Parlamento que esta futura norma combinará esa orientación con las herramientas de la Ley de recuperación de la tierra agraria
Publicado por o día 18/12/2021 na sección de Galicia,Agricultura e Gandería,Santiago,Xunta de Galicia

La Xunta destaca que la Ley de lucha integral contra los incendios forestales fomentará los paisajes mosaico con vocación productiva como mecanismo preventivo

La futura Ley de lucha integral contra los incendios forestales fomentará los paisajes mosaico, buscando la generación de discontinuidades en la biomasa como mecanismos de prevención que deben tener vocación productiva para que sean sostenibles en el tiempo. Además, combinará de forma paralela esta orientación con las herramientas de la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia. Así lo destacó el director general de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, en respuesta a una pregunta sobre esta cuestión en la Comisión 7ª del Parlamento.

En esta misma línea, el director general recordó que en el corto plazo y con carácter anual la Xunta recoge dentro del Plan de prevención y defensa contra incendios forestales (Pladiga) el Plan preventivo, que en este año -explicó- cuenta con una inversión de 30 millones de euros. Señaló que esta planificación establece acciones prioritarias para el mantenimiento de la red de infraestructuras preventivas, tales como cortafuegos o áreas cortafuegos. También contempla la creación y mantenimiento de puntos de agua y la ejecución del programa de quemas prescritas, es decir, actuaciones a realizar durante todo el año, puntualizó.

Dentro de este Plan preventivo, Manuel Rodríguez destacó el convenio de protección de las aldeas firmado entre la Xunta, la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp) y Seaga para el establecimiento de un sistema público de gestión de biomasa en las franjas ubicadas alrededor de los núcleos rurales. Un convenio que -dijo el director general- ofrece ya una serie de resultados, como son la revisión de 685.000 parcelas que suman cerca de 44.000 hectáreas y en ellas el porcentaje de superficie gestionada por sus propietarios es de un 65%. Por lo tanto, son casi 29.000 hectáreas repartidas en 432.000 parcelas. Además, en el marco de este acuerdo, la Xunta entregó a los ayuntamientos gallegos 242 planes municipales de prevención, de los que 158 ya están aprobados.

El director general se refirió también a las actuaciones complementarias de esta planificación preventiva. Entre ellas puso en valor las iniciativas de movilización de tierras, caso de las aldeas modelo o los polígonos agroforestales, así como la puesta en marcha del Centro Integral para la lucha contra el fuego en Toén (Ourense), en el que se está trabajando.

A mayores, mencionó la futura base aérea transfronteriza con Portugal para la prevención de incendios, la colaboración con la Diputación de Ourense en esta misma materia preventiva, las ayudas para acciones silvícolas de prevención y para el incremento del valor ecológico de los montes gallegos o el plan de pastos. Del mismo modo, valoró la puesta en marcha de la Unidad de Investigación de Incendios Forestales (UIFO), formada por 15 miembros y centrada específicamente en la investigación y en la colaboración y coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Todo este esfuerzo de la Xunta, concluyó Rodríguez, se plasma también en la distribución de los presupuestos de la Consellería de Medio Rural. Así, de las cuentas de este departamento para 2022, que ascienden a 630 millones de euros, más de 207 millones corresponden a prevención, frente a los cerca de 91 millones más destinados a la extinción, remarcó.

Pagos de la PAC

Por otra parte, el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, destacó, en respuesta a otra pregunta, que en las últimas tres campañas Galicia se situó entre las primeras comunidades autónomas que pagó anticipos de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). Todo esto, tras la realización de las comprobaciones administrativas y de los controles obligatorios sobre el terreno. Asimismo, trasladó que la Xunta -a través del Fondo Gallego de Garantía Agraria (Fogga)- ya efectúa el pago del 70% de la ayuda adelantada, el máximo establecido por la Comisión Europea.

En la misma línea, Balseiros recordó que el Fogga -adscrito a la Consellería de Medio Rural- gestiona pagos de la PAC a los agricultores y ganaderos gallegos por un importe que alcanza de media los 200 millones de euros anuales, una cifra que se mantiene prácticamente invariable desde la campaña de 2015, remarcó. En parecidos términos, incidió también en el hecho de que, en las últimas tres campañas, los adelantos de la PAC se hicieron ya en el mes de octubre de cada año.

Comentar noticia

Your email address will not be published.