La Xunta incrementa hasta en un 40% las ayudas destinadas a comedores sociales, centros de acogida, albergues o al reparto de alimentosEl Consejo del Gobierno gallego aprobará mañana una nueva orden de 7,2 millones de euros que ayudará a las entidades sociales a realizar su labor a favor de las personas en riesgo de exclusión social

Recuerda que la Tarjeta Básica fue una ayuda pionera y extraordinaria para dar respuesta a las necesidades de los hogares tras la pandemia y que las ayudas sociales deben centrarse ahora en el acceso al empleo

La Xunta de Galicia incrementará hasta en un 40% las ayudas destinadas la entidades sociales para el funcionamiento de comedores sociales, centros de acogida, albergues o para lo reparto de alimentos. Así lo anunció hoy la conselleira de Política Social e Xuventude, Fabiola García, durante su comparecencia en el Parlamento gallego para responder a una interpelación sobre ayudas a las personas más vulnerables.

La conselleira concretó que el Consello da Xunta aprobará mañana mismo una nueva orden de 7,2 millones de euros que ayudará a las entidades sociales a realizar su labor a favor de las personas en riesgo de exclusión social. Durante su intervención apuntó que las ayudas sociales deben centrarse en estos momentos en procurar la reinserción de las personas que peor lo están pasando para que accedan a un empleo y ganen en autonomía.

Fabiola García destacó que durante la pandemia el Gobierno gallego actuó de manera ágil, eficaz y contundente, anticipándose al resto de comunidades y del Estado. Entre las medidas impulsadas para atender la esta situación se encuentran un Servicio de Ayuda en el Hogar extraordinario, el refuerzo del programa Comer en casa, la agilización en el acceso a la Risga o la aprobación de la mayor orden de ayudas a entidades de la historia de Galicia con 18 millones de euros.

Supresión de la Tarjeta Básica
Con este mismo cometido, en julio del año 2020 la Xunta impulsó la Tarjeta Básica para ayudar a los hogares a comprar productos básicos de alimentación, higiene y farmacia. Una ayuda pionera, en la que se invirtieron 42 millones de euros y que atendió a 75.000 personas. Dos años después y en un contexto muy diferente, señaló la conselleira, es preciso que las ayudas de inclusión social persigan nuevos objetivos como el acceso al empleo de las personas beneficiarias.

En este sentido, la conselleira volvió a reclamar la transferencia de la gestión del Ingreso Mínimo Vital que, tras dos años desde su puesta en marcha, sigue presentando atrancos en su acceso y continúa sin llegar a todas las personas que se preveía. Fabiola García recordó que la renta autonómica sigue beneficiando aún al 63% de los usuarios que la tenía en el mes de junio del año 2020, es decir, sigue habiendo personas que no transitaron al Ingreso Mínimo Vital.

La conselleira resaltó que el Gobierno gallego seguirá acercando la Risga a todas las personas que lo precisen. En este año, los presupuestos de la Xunta blindaron su funcionamiento y se agilizó su acceso. Asimismo, además de la Risga, la Xunta sigue apoyando a los hogares más vulnerables a través de otras ayudas.

Ejemplo de eso son las Ayudas de Inclusión Social, que beneficiaron a 3.000 personas en el pasado año para la compra de comida, de ropa, de vivienda o productos de farmacia; a través del Bono social térmico y con el complemento autonómico de 100 euros que llega a más de 66.400 familias; o a través del complemento autonómico a las pensiones no contributivas que perciben alrededor de 37.000 gallegos.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario