La Xunta insiste en que los ecoesquemas de la futura PAC deben atender a la realidad de los sistemas agrarios predominantes en la cornisa Cantábrica

El director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias dijo que Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco lograron importantes avances en la defensa de sus agricultores y ganaderos pero que aún quedan varias demandas por atender

La Xunta insiste en que los ecoesquemas de la futura Política Agraria Común (PAC) 2023-2027 deben atender a la realidad de los sistemas agrarios predominantes en la Cornisa Cantábrica. En su intervención en la Comisión 7ª del Parlamento, el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, valoró que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) atendiera parte de las demandas hechas conjuntamente desde Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco para el diseño de estas ayudas ambientales, pero añadió que aún quedan peticiones de la España húmeda por incorporar.

En esa línea, José Balseiros recalcó que las negociaciones continúan para intentar lograr -entre otras cuestiones- una mayor simplificación en la ejecución de estos ecoesquemas, así como un proceso de formación y concienciación, con el fin de conseguir un mayor grado de cumplimiento por parte de los solicitantes y, en consecuencia, para favorecer la percepción de estas aportaciones. Más en concreto, en relación con el ecoesquema sobre pastoreo extensivo, insistió en que es preciso aumentar la carga ganadera mínima y la máxima, además de computar toda la superficie forrajera de la explotación. Mientras, en lo referido a la siega, apostó por revisar a fondo esta propuesta, para que realmente esté pensada para el norte peninsular.
En lo que respecta al ecoesquema sobre rotaciones en tierras de cultivo, fue suficiente en la necesidad de tener en cuenta el pequeño tamaño de las explotaciones gallegas, y en lo que alcanza a las áreas no productivas, recordó que Galicia demanda que se incluyan las superficies de pastos y que se computen las islas, setos y otras estructuras colindantes que sirven de refugio y alimentación de insectos y aves, así como las pequeñas infraestructuras agrarias tradicionales.

Como resumen, el director general señaló que Galicia y el resto de comunidades de la Cornisa Cantábrica consiguieron importantes avances para sus agricultores y ganaderos, como la creación de ecoesquemas adaptados a nuestra tierra y climatología. Con todo, concluyó, se esperan más mejoras en las negociaciones para diseñar la futura PAC y para ahondar en la sostenibilidad del sector agroalimentario.

Gestión de la biomasa

Por su parte, el director general de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, intervino para dar cuenta del estado de la gestión de la biomasa al amparo del convenio de protección de las aldeas. Así, apuntó el porcentaje de gestión en las parcelas de las fajas secundarias de las parroquias priorizadas ronda el 70 %, tanto en superficie como en número de parcelas.

Manuel Rodríguez señaló que para el ejercicio de todas las acciones contempladas en el convenio, la empresa pública Seaga cuenta con un total de 160 trabajadores, entre ellos 30 nuevos capataces contratados en este 2021 para incrementar el número de inspecciones del estado de gestión de la biomasa en las parcelas de las fajas secundarias, incluyendo también la supervisión de parroquias no priorizadas de ayuntamientos sumados al acuerdo.

En la intervención, el director general de Defensa del Monte se refirió al convenio de protección de las aldeas como un acuerdo que presta un importante apoyo a los 270 ayuntamientos adheridos, principalmente a los que tienen parroquias priorizadas, para -entre otras cuestiones- la revisión del estado de gestión de las parcelas y la preparación de notificaciones y publicaciones o los procedimientos de ejecución subsidiaria, toda vez que las competencias en este ámbito son de los consistorios.

Manuel Rodríguez también trató en la Comisión 7ª la situación de los stands de vigilantes de los distritos forestales, señalando que los 44 puntos de vigilancia fija existentes en los 19 distritos se mantienen con respecto a 2018. El número de vigilantes, mientras, consigue los 173, lo que supone que, segundo dijo, haya un promedio de cuatro vigilantes por stand. El director general añadió que el emplazamiento de estos puntos y el número de vigilantes asignados responde a parámetros como la distribución histórica de los incendios forestales en Galicia.

Por último, también compareció en la comisión parlamentaria el director de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal). Así, José Luis Cabarcos defendió la gestión de la Xunta ante la moción de censura presentada en el seno del Consejo Regulador de la denominación de origen vitivinícola Ribeira Sacra. Destacando que se trata de una corporación con personalidad jurídica propia, señaló que el Gobierno gallego intentó mediar entre las partes e instó al presidente de dicho Consello Regulador la que convocara el pleno solicitado, además de iniciar el procedimiento para celebrar elecciones que designen nuevos representantes. El director de la Agacal concluyó afirmando que la moción de censura no ha afectado a los aspectos básicos de la gestión de la denominación de origen, esto es, a los referidos al control de la calidad, a la certificación de los vinos y a la promoción en el mercado.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario