La Xunta invierte 2M€ para impulsar el empleo estable en pequeñas empresas de nueva creación e iniciativas de base tecnológica

El Diario Oficial de Galicia publica hoy las bases de los dos programas con los que se aspira a apoyar a 350 empresas y autónomos de Galicia en 2022
Publicado por o día 21/02/2022 na sección de Galicia,Santiago,Sucesos,Xunta de Galicia

La Xunta invierte 2M€ para impulsar el empleo estable en pequeñas empresas de nueva creación e iniciativas de base tecnológica

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica hoy, con una inversión de dos millones de euros, los programas de ayudas para pequeñas empresas de nueva creación y para las compañías y proyectos de autónomos calificados como iniciativas de empleo de base tecnológica (IEBT). El objetivo del Gobierno gallego con esta actuación es fomentar y favorecer el empleo estable. Estos apoyos aspiran a llegar a 350 empresas (pequeñas de nueva creación y firmas tecnológicas).
De un lado, las ayudas destinadas a las pequeñas empresas de nueva creación cuentan con un presupuesto de 1,5 millones de euros. Para la generación de empleo estable, la orden establece apoyos de 2.000 a 9.000 euros por puesto de trabajo creado hasta un máximo de 10; para impulsar la formación se financiará hasta el 75% del coste del programa formativo hasta un máximo de 3.000 euros por empresa; para sufragar los gastos del inicio de la actividad se incluyen ayudas de 2.000 a 9.000 euros por cada empleo subvencionable, hasta un máximo de 10; y para apoyar la conciliación de la vida personal, laboral y familiar de las personas promotoras se establece hasta un máximo de 3.000 euros para sufragar el coste de las escuelas infantiles o servicios de cuidado de mayores o dependientes (se financiará el 75% del coste de los servicios) o la contratación de una persona que apoye la tarea del cuidado de los menores o personas mayores. En global, la financiación máxima será de 22.000 euros por beneficiario.
Las beneficiarias de estas ayudas serán las pequeñas empresas de nueva creación que sean viables técnica, económica y financieramente; que generen empleo estable para personas desempleadas; que sean promovidas como máximo por cinco personas y que entre los promotores no figure ninguna persona jurídica; que el capital social máximo sea de 120.202 euros; y que, como mínimo, el 50% de su capital social sea titularidad de los promotores que sean desempleados y creen su propio puesto de trabajo en la empresa.

Empresas de base tecnológica

Con respecto al programa dirigido a las iniciativas de base tecnológica, se invertirán 500.000 euros para impulsar el desarrollo de estos proyectos. Serán beneficiarios las empresas privadas, incluidos los autónomos, que se constituyan e inicien su actividad en un plazo no superior a un año desde que el proyecto empresarial había sido calificado como IEBT. Se trata de aprovechar el potencial empresarial de las personas dedicadas a la investigación y con conocimientos tecnológicos con la finalidad de impulsar la transformación del conocimiento creado en las universidades y en los centros de investigación en proyectos generadores de riqueza y de empleo.
La creación directa de empleo estable en las iniciativas de base tecnológica recibirá inyecciones de 6.000 hasta 22.500 euros por puesto creado, dependiendo las cuantías de la edad, sexo o titulación de las personas contratadas. Se prevén además apoyos para la contratación de personal técnico de alta cualificación (máximo de 18.000 euros para todas las contrataciones) y para la puesta en marcha del proyecto empresarial (hasta 24.000 euros según los puestos estables creados en el primer año de actividad). Como novedad en esta edición, se incluyen también ayudas para la conciliación de la vida personal, laboral y familiar de las personas promotoras, financiándose hasta el 75% del coste de los servicios de las escuelas infantiles o servicios de cuidado de mayores o dependientes, hasta un máximo de 3.000 euros, o la contratación de una persona que apoye la tarea del cuidado de los menores o personas mayores. En global, la cuantía máxima que podrá recibir cada empresa será de 48.000 euros.
Además, en los dos programas, tanto empresas de nueva creación como de iniciativa tecnológica, los apoyos se incrementarán en un 25% si la persona incorporada pertenece a colectivos con dificultad de inserción laboral como mujeres, trabajadores mayores de 45 años o emigrantes retornados, entre otros. Este aumento se aplicará también en caso de que el centro de trabajo esté situado en un ayuntamiento rural. Las empresas interesadas podrán solicitar estas ayudas hasta el 31 de julio, en el caso de las pequeñas empresas de nueva creación y hasta el 30 de septiembre para las empresas de base tecnológica.
La consolidación de un empleo de calidad, estable y que inserte en la empresa los valores de la conciliación laboral y de la formación continua forman parte de las políticas activas de empleo de la Xunta, donde los colectivos más vulnerables tienen la debida cabida y apoyo. El Gobierno autonómico presta de este modo una especial atención, también, al empleo de la Galicia del mañana, el empleo de base tecnológica, en el que quiere ser una apuesta por la innovación y la creación de puestos de trabajo de alta cualificación.

Comentar noticia

Your email address will not be published.