La Xunta pone de relieve las posibilidades que ofrecen los instrumentos de la Ley de recuperación de la tierra agraria para la gestión del monte y la anticipación a los incendios forestales

Inés Santé se refirió a las ventajas que presentan las aldeas modelo y los polígonos agroforestales -que pueden combinar todos los usos agrarios para una mayor rentabilidad-, así como a las agrupación forestales de gestión conjunta
Publicado por o día 10/05/2022 na sección de Galicia,A Coruña,Agricultura e Gandería,Xunta de Galicia

La Xunta pone de relieve las posibilidades que ofrecen los instrumentos de la Ley de recuperación de la tierra agraria para la gestión del monte y la anticipación a los incendios forestales

La directora general de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Inés Santé, destacó hoy las ventajas que presentan los instrumentos voluntarios de puesta en valor que recoge la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia para la gestión del monte y la anticipación a los incendios forestales. Fue en la IV jornada “Son de monte” organizada por la Asociación Seitura 22, grupo de desarrollo rural (GDR) cuyo ámbito de actuación comprende las comarcas del Eume, Ferrolterra y Ortegal, además de los ayuntamientos de Miño y Vilarmaior. La acción se desarrolla en el marco de una iniciativa de cooperación financiada con una ayuda de 72.000 euros del programa Leader y en la que participan hasta seis GDR de la comunidad para apostar por la valorización de la cultura vinculada al monte.
En concreto, la directora general recordó que ya están aprobadas un total de 19 aldeas modelo en Galicia, para recuperar los entornos de otros tantos núcleos de población. Dentro de estas figuras, destacan los aprovechamientos ganaderos pero también se perfilan como opciones idóneas cultivos de huerta o la plantación de árboles frutales y de castaños, para aumentar las posibilidades de dinamización y rentabilidad.
En la misma línea, Inés Santé se refirió a los polígonos agroforestales que -como el propio nombre indica- pueden combinar también todos los usos agrarios poniendo en valor, en este caso, grandes superficies de terreno. Según señaló, en este caso hay más de una decena de proyectos iniciados o a punto de dar comienzo a las actuaciones previas en toda la comunidad.
Cuanto a las agrupaciones forestales de gestión conjunta, la directora general de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural recordó que viene de estrenarse la tramitación electrónica para el reconocimiento de esta figura y de las personas silvicultoras activas, con la previsión de conseguir las 100 agrupaciones hasta el año 2025. Inés Santé apuntó que este procedimiento voluntario de registro busca promover la recuperación de la tierra, ampliando la base territorial y aumentando la rentabilidad del sector forestal, al tiempo que se avanza en la prevención de los fuegos.
En definitiva, según la directora general, con este conjunto de instrumentos se persigue crear nueva actividad económica en el rural, contribuyendo a la generación de riqueza y a la fijación de población. Como ejemplo de este tipo de acciones, Inés Santé se refirió a la implementada en el monte Forgoselo, situado entre los ayuntamientos de A Capela y de San Sadurniño, en el entorno del parque natural de las Fragas do Eume. Se trata de un ejemplo de ganadería de vacuno en extensivo gestionada por la asociación de vecinos de la zona, y cuya visita sirve precisamente de punto final de la jornada de hoy.

Cooperación Leader

En su intervención, la directora general aprovechó para poner en valor la colaboración de los grupos de desarrollo rural gallegos para llevar a cabo iniciativas conjuntas como “Son de monte”, un proyecto coordinado por el GDR Limia–Arnoia que busca asentar una red de centros de información y promoción de la cultura del monte. A mayores de este grupo ourensano y de la coruñesa Asociación Seitura 22, también están implicados en la iniciativa la asociación de desarrollo rural Mariñas Betanzos, los grupos pontevedreses Condado Paradanta y Eu Rural y la asociación lucense Montes y Valles Orientales.

Según apuntó Inés Santé, la Agencia Gallega de Desarrollo Rural financió con cerca de 500.000 euros hasta siete proyectos de cooperación en el marco de la convocatoria resuelta el año pasado, al amparo de la medida Leader. Se está posibilitando así -dijo- que los grupos de desarrollo rural de Galicia puedan colaborar entre ellos o con otros de España, de la Unión Europea o de terceros países en materias comunes relacionadas con el desarrollo local.

Comentar noticia

Your email address will not be published.