La Xunta reclama al Ministerio de Sanidad cambios en los criterios de la formación MIR que permitan acreditar más plazas formativas de medicina de familia

El conselleiro de Sanidad mantuvo hoy una reunión con los jefes de estudios de las unidades docentes de medicina familiar y comunitaria de las siete áreas sanitarias para consensuar el documento con las propuestas de reforma
Publicado por o día 06/09/2022 na sección de Galicia,Sanidad,Santiago

La Xunta reclama al Ministerio de Sanidad cambios en los criterios de la formación MIR que permitan acreditar más plazas formativas de medicina de familia

Santiago de Compostela, 6 de septiembre de 2022 La Xunta de Galicia reclamará al Ministerio de Sanidad reformas en la normativa reguladora de los requisitos de acreditación de unidades docentes de atención familiar y comunitaria que faciliten la creación en Galicia de más plazas formativas de medicina de familia y abordar de este modo el déficit de especialistas que sufre toda España. Así lo acordó el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, en una reunión mantenida esta mañana con los jefes de estudios de las unidades docentes de medicina familiar y comunitaria de las siete áreas sanitarias.

En esta reunión, a la que también asistió el gerente de la Agencia de Conocimiento en Salud (ACIS), Antonio Fernández-Campa, se llegó la un consenso sobre el contenido del documento con el que la Consellería de Sanidad dará respuesta a la solicitud efectuada por el Ministerio de Sanidad de propuestas de requisitos de acreditación de las unidades docentes *multiprofesionais de atención familiar y comunitaria.

En el documento que se remitirá al Ministerio de Sanidad, la Xunta de Galicia insiste en la necesidad de mudar los criterios que se exigen actualmente para que un centro sanitario pueda acoger residentes de medicina de familia, de manera que puedan acceder a eslabón a mayor parte de los centros gallegos, actualmente excluidos por la rigidez de la normativa vigente.

Actualmente solo 100 de los más de 450 centros de salud gallegos pueden cumplir con los requisitos de acreditación fijados por el Ministerio, lo que impide a más del 70% de los centros de primaria participar en la formación de residentes.

El gobierno gallego considera incomprensible el mantenimiento de estas limitaciones en un contexto de escasez de especialistas de medicina de familia que requiere incrementar la formación de nuevos profesionales, por lo que demandan medidas que lo posibiliten.

Así, se insta a reducir la exigencia de que los centros que opten a formar residentes de medicina de familia deban tener un mínimo de cuatro efectivos de medicina de familia y cuatro de enfermería, considerando que tal criterio perjudica especialmente la comunidades con población dispersa como la gallega, en las que la cercanía asistencial lleva a la existencia de un gran número de centros de salud más pequeños.

En ese sentido, se proponen también que la exigencia de pediatría allí donde el residente realice su formación no se limite al centro a lo que este formalmente adscrito sino que se permita que el aprendizaje de campo relacionada con esta especialidad pueda llevarse a cabo mediante rotaciones en otros centros de salud distintos de la mismo área.

También se traslada una propuesta semejante en relación a los requisitos exigidos a los dispositivos hospitalarios asociados la esta formación, aspirando la que buena parte de la misma pueda realizarse en los hospitales comarcales, organizando rotaciones en los hospitales de cabecera de área solo con motivo de aquellas actividades asistenciales no disponibles en los comarcales.

En resumen, las propuestas van en la línea de optimizar la capacidad formativa de la red sanitaria pública gallega, evitando que centros de atención primaria y hospitales comarcales, que podrían ofertar formación a residentes en medicina de familia, queden excluidos. La inclusión de la capacidad de estos centros que ahora quedan fuera del proceso formativo por la rigidez de los requisitos permitiría ampliar el número de residentes de esta especialidad que el sistema sanitario gallego puede formar anualmente.

Demandas ante la inacción del Gobierno de España

En ese sentido, el conselleiro trasladó a los jefes de estudios su decepción con la decisión del Gobierno de España de rechazar la inclusión en la próxima convocatoria de formación sanitaria especializada de una cláusula que había permitido ampliar el número de plazas ofertadas en el caso de poderse acreditar más en los próximos meses.

A pesar de las reclamaciones en este sentido de la Xunta y de otros gobiernos autonómicos en el seno del Consejo Interterritorial, el Gobierno de España viene de publicar en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria sin contemplar esa posibilidad. Esto cierra las puertas a poder incrementar la oferta en un contexto de déficit generalizado en toda España de especialistas en medicina de familia, mismo aunque se apurara esta reforma de los criterios de acreditación sobre la que Galicia lleva años insistiendo.

De hecho, el contenido del documento que se remitirá al Gobierno de España coincide, en esencia, con las sugerencias que la Xunta de Galicia había acercado de manera proactiva hay ya casi un año, cuando el Ministerio había iniciado el trámite de consulta pública previa de una futura Orden Ministerial reguladora de estos aspectos. Luego, Galicia había remitido ya una veintena de propuestas de reforma. Sin embargo, dado que desde entonces no se tuvieron noticias del avance de la tramitación de esa Orden y ante la petición explícita por parte del Ministerio, el gobierno gallego las reitera ahora con el respaldo de los encargados de coordinar la docencia en este ámbito.

Hace falta recordar que existe un acuerdo unánime del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de abril de 2018 relativo a la necesaria revisión y flexibilización de los criterios de acreditación de las plazas formativas de especialidades deficitarias como la medicina de familia cuyo cumplimiento continúa pendiente a pesar de reiteradas solicitudes por parte de la Xunta de Galicia, la última de ellas a través de un manifiesto pactado con el Gobierno Vasco y que recibió el apoyo de cinco gobiernos autonómicos más.

Galicia ofertará en la próxima convocatoria 207 plazas formativas de especialista en medicina familiar y comunitaria, 65 más que el año pasado. Esto representa un incremento de más del 45% en la capacidad formativa gallega de esta especialidad, un esfuerzo muy destacado frente a un incremento total de plazas formativas de esta especialidad en toda España de un 5%. De hecho, más de la mitad de las plazas formativas que se amplían este año en España para medicina familiar y comunitaria se crean en Galicia.

En consecuencia, una vez llegado al límite de su capacidad formativa con la normativa vigente, la Xunta de Galicia insistirá en la reforma urgente de esta normativa para ampliar el número de centros de salud que puedan formar médicos de familia y, de este modo, poder crear más plazas y abordar el déficit de especialistas en medicina de familia que afecta a todo el Sistema Nacional de Salud.

Toda vez que los propios informes del Ministerio de Sanidad sitúan a la medicina de familia como la especialidad “con peores pronósticos de déficit” de profesionales en los próximos años, el gobierno gallego reclamará una vez más que el Gobierno de España tome las medidas normativas que están en su mano para resolver este déficit con ofertas formativas extraordinarias en los próximos años.

Comentar noticia

Your email address will not be published.