Las mejores recetas de ensaladas (para digerir el verano)

Publicado por o día 17/08/2017 na sección de Alimentación

Las mejores recetas de ensaladas (para digerir el verano)

Las ensaladas son la mejor manera para comer sano y ayudarnos a mantenernos en forma. Los expertos recomiendan su consumo con la combinación de hacer algo de deporte de manera moderada. Ahora bien, las ensaladas no solo sirven para hacer dieta: hay algunas tan completas que son una delicia para el paladar y ¿Por qué no decirlo? Incluso hasta tienen más calorías que un plato de carne o de pescado, por lo que conviene tener cuidado.

En las siguientes líneas te hemos preparado una completa relación de las mejores recetas de ensaladas para cuidar nuestra línea, pero sin sacrificar ni por un momento el sabor.

Recetas de ensaladas que deberías de conocer

Ensalada de pepino, garbanzos, salsa de menta, yogur y eneldo: Esta ensalada, ya solo sea por el nombre, puede parecer muy complicada de hacer, pero ni mucho menos. Si alguna vez has hecho tzaziki griego, te darás cuenta de que se le parece mucho. Es un alimento muy fresco; además, gracias a las proteínas de los garbanzos y del yogur, también tiene un alto poder nutritivo. En el caso de que el pepino se os repita, siempre podéis quitarle las semillas para facilitar su digestión.

Ensalada de melón, almendras y queso feta: Otra interesante opción es esta ensalada que se caracteriza por lograr el máximo sabor al combinar el ácido del aliño, con el punto salado del queso feta y de las almendras, además de con el punto azucarado del melón. Esta es la receta básica pero, dependiendo de nuestras capacidades, podemos mejorarla como se nos antoje (o, por lo menos, intentarlo).

Ensalada de arroz con mejillones: Si las ensaladas anteriores no te han parecido demasiado contundentes, entonces deberías de probar con esta. A poder ser, elige los mejillones en escabeche, ya que el punto de la acidez se complementará a la perfección con el sabor del arroz. En el caso de que no te gusten muchos los mejillones, siempre lo puedes sustituir por un poco de pollo (convirtiéndose en una completa ensalada de pollo. Por supuesto, se debe de servir fría.

Ensalada de bonito, judías blancas y anchoas: Las judías aportarán una gran cantidad de proteínas y de hidratos a nuestra dieta, lo que nos ayudará a tener energía para poder aguantar en pie todo el día. El bonito le aportará el sabor que el plato necesita, y las anchoas, en su justa medida, le aportará un punto de salado que no le va a venir nada más. Es altamente refrescante, ideal para los meses más calurosos del verano.

Ensalada de verduras con cuscús y salsa verde: Lo único que habrá que hacer es cocinar vegetales verdes al vapor, añadirle cebolleta, cilantro, un toque ácido y cuscús. En el caso de que necesites un poco de sabor, añade un refrito de pimentón y de ajo.

Ensalada de aguacate y sardinas: Aunque parezca que no combinan, el toque graso del aguacate quedará a la perfección con las sardinas. Para chuparse los dedos.

Ideas de recetas de ensaladas que deberías de probar.