Las reformas para el hogar más habituales

Por o 14/08/2017 | Sección: Hogar
Las reformas para el hogar más habituales

De la misma manera que cuando nos compramos un traje tenemos que hacerle ciertos arreglos para que se pueda adaptar a nuestro cuerpo, cuando compramos una casa también hay que trabajar en ciertas reformas que nos ayuden a crear los espacios que siempre hemos tenido en mente. Es decir, a crear la “casa de nuestros sueños”.

Teniendo en cuenta que no estamos pasando por nuestro mejor momento económico, son muchas las casas que se venden como “chollos”, con unos precios muy ajustados a costa de tener que hacer ciertas reformas para convertirlas en habitables; es decir, que tendremos que restaurarlas.

En las siguientes líneas hemos preparado una relación de las reformas que más solemos hacer.

¿Cuáles son las reformas más habituales de una casa a día de hoy?

Cambio de bañera por plato de ducha: Teniendo en cuenta al ritmo ajetreado con el que vivimos, pocos tenemos el tiempo como para poder llenar la bañera y sumergirnos en ella durante mucho tiempo. En lugar de ello, nos damos una rápida ducha y volvemos de nuevo a nuestros compromisos.

Tener una bañera para darnos una ducha es absurdo (más que nada por el espacio que perderemos), así como inseguro. El lugar de ello, la opción más común es cambiarlo todo por una mampara de ducha, con su respectivo plato.

Es una obra relativamente económica y sencilla que hará que nuestro baño gane más en cache.

Cambio de grifos: Los grifos son uno de los elementos más olvidados de nuestro hogar. Algunos elementos, como la dureza o la cal del agua, así como un mal mantenimiento por el uso, pueden hacer que se estropeen antes de lo que cabría esperar. Cambiar un grifo de cocina o de baño, es una reforma muy habitual en la que ni tan siquiera hará falta que contratemos a un equipo especializado, si no que lo podremos hacer por nuestra cuenta aun cuando no tengamos muchos conocimientos para ello.

Reformas en el suelo: Con el paso del tiempo, el uso, así como la acción directa de ciertos agentes atmosféricos (cómo puede ser el frío, la humedad, el impacto directo de los rayos del sol, etc.), el suelo se va deteriorando, hasta llegar al punto en el que no nos queda más remedio que hacer una reforma en el mismo.

Una buena idea es apostar por el suelo laminado. Este tipo de suelo se coloca encima del que ya existe, minimizando el coste de la instalación, con una gran estética y resistencia al paso del tiempo.

Iluminación: También invertimos en iluminación, sobre todo para sustituir las clásicas bombillas incandescentes de toda la vida, por bombillas de bajo consumo. La gran ventaja de las mismas, además en un mínimo consumo y la máxima duración, es que se pueden adaptar a cualquier parte: desde a las paredes, a un  ventilador de techo, al suelo, a exteriores…

4 de las reformas en las que más invertimos hoy en día.

Noticias de última hora en Vigo