Los afiliados socialistas deciden quién será el próximo Presidente del Gobierno; y quizá también quién no será el próximo Alcalde de Vigo.

Por o 13/07/2014 | Sección: Opinión,Opinión de Pedro Larrauri
Los afiliados socialistas deciden quién será el próximo Presidente del Gobierno; y quizá también quién no será el próximo Alcalde de Vigo.

El domingo 13 de junio se va a realizar una votación muy importante en nuestro País: los cerca de 200.000 afiliados del PSOE van a elegir, entre tres candidatos, a quien va a ser el nuevo líder de su partido en sustitución de Rubalcaba. El que gane será casi seguro (tras las primarias a celebrar en otoño) el próximo candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Y pesar del declive del bipartidismo, es bastante probable que el PSOE sea el partido más votado en las elecciones generales del año que viene. Por eso estoy convencido de que el ganador de las votaciones de mañana será quien suceda a Rajoy al frente del Gobierno, probablemente en una gran coalición de partidos progresistas, como IU, Podemos, UPyD y Ciudadanos, alejando al PP y a sus corruptos dirigentes del poder (que ya está bien!).

   El candidato revelación en este proceso electoral que mañana culmina, quien parecía iba a ganar por goleada, es el madrileño Pedro Sánchez; pero parece que puede perder muchos votos debido a la difusión de una noticia: formó parte de la Asamblea de Caja Madrid, donde se aprobó la venta de preferentes. Sánchez ha protestado porque sus adversarios sacaran ese tema en campaña; me resulta extraño que se atreva a calificar de “juego sucio” difundir esa verdad que forma parte de su vida política: salvo que se sienta avergonzado de su pasado y lo quiera ocultar (de hecho, había omitido ese dato de su biografía).

   Según algunas encuestas, quien lleva ventaja en el sprint final de la campaña es el vasco Eduardo Madina. Me encantaría que ganara. Me convenció cuando vino a Vigo hace dos semanas y tuvo un encuentro con los afiliados socialistas de nuestra ciudad. En el estrado, junto a Madina, estaba Abel Caballero; y en primera fila Carmela Silva y los directivos locales del partido. Todo parecía armónico, pero en su discurso, el candidato a Secretario General del PSOE manifestó que si era elegido se comprometía a hacer efectivo que cada afiliado no pudiera ejercer más que un cargo institucional (el principio “un afiliado un cargo”); y también dijo que los candidatos a Alcaldes serían elegidos en primarias abiertas, que limitaría a dos el número máximo de mandatos, y que tras ejercer un cargo público los socialistas no podrían trabajar para empresas privadas relacionadas con el cargo que se había desempeñado… Al oír esas declaraciones, las bases del partido y los críticos situados al fondo de la sala (entre ellos Gonzalo Caballero) aplaudieron con entusiasmo; pero en las primeras filas (incluido el Alcalde) el silencio fue elocuente y nadie se movió… Y en las caras de los dirigentes locales del partido aparecieron tensas expresiones que transmitían sorpresa, desaprobación y quizá miedo (a perder sus prebendas y privilegios).

   Por cierto, Atlántico Diario dice en su crónica, tras hablar de esas propuestas: “Gran aplauso de los críticos y seriedad en la dirección”; pero Faro de Vigo sólo dice: “Su propuesta de limitar los mandatos generó muchos aplausos entre los asistentes”. Esa diferencia informativa se entiende si pensamos que Faro recibe más dinero del Alcalde (de Vigo) que Atlántico, por lo que actúa e informa en consonancia.

   Los otros dos candidatos, Sánchez y Tapias, no han insistido en su campaña en esos puntos como sío que ha hecho Madina. Por eso ya sabemos a quién no va a votar Abel Caballero ni todos sus fieles devotos de la parroquia socialista de Vigo. Y por supuesto que tampoco le votará Carmela Silva, quien pese a las presiones del PSOE y de su versión gallega el PSdG es “poseedora” de más de diez cargos, incluidos Teniente de Alcalde de Vigo, Concejala responsable de Urbanismo y de otras áreas, Diputada por Pontevedra, Secretaria segunda del Congreso de los Diputados, y Secretaria de Inmigración del PSOE.

   Espero que gane Eduardo Madina; espero que haga cumplir su programa; espero que elimine a la “casta” y a los caciques del PSOE, y que Abel Caballero no vuelva a ser alcalde de Vigo; y espero que Carmela Silva deje de acaparar cargos y se centre en hacer bien el trabajo en el puesto que ella decida: pero sólo en uno. Hasta ahora el PSOE no ha conseguido que Abel Caballero y su mano derecha respeten sus propios reglamentos, e incluso el año pasado se abrió un expediente interno a Carmela Silva por acumulación de cargos, expediente que desde Vigo (gracias a las influencias del Alcalde) consiguieron cerrar con diversas artimañas. Tengo la impresión de que con Eduardo Madina a la cabeza, muchas cosas dentro del partido socialista van a empezar a arreglarse, y las “cacicadas” de nuestro ominoso Alcalde van a llegar a su fin.

   Pero el instinto de conservación de los privilegios de los políticos de la casta está hiper-desarrollado, y Eduardo Madina no lo va a tener nada fácil en Vigo: hoy se ha conocido que Carmela Silva y otros dirigentes locales y provinciales del PSOE organizaron ayer (viernes día 11) un acto en Vigo con afiliados socialistas para pedir el apoyo al candidato Pedro Sánchez. Ese hecho (que una ejecutiva local tome partido por uno de los tres candidatos) no ha tenido parangón en ningún otro sitio de España. Apoderados e Interventores de los otros dos candidatos asistieron al acto y le quisieron entregar a Carmela Silva un escrito de protesta, pero ella se negó a aceptarlo, al grito de: “nadie puede darme lecciones”. Para la jornada electoral de mañana esos mismos interventores temen que se produzca un pucherazo (“acarreo de votos”) a favor del candidato Pedro Sánchez. Espero que puedan evitarlo y que Carmela Silva (y en la sombra Abel Caballero) no se salgan con la suya.

OPINIÓN PEDRO LARRAURI