Los hipermercados mejoran en seguridad en un año con muchos robos

Publicado por o día 09/04/2015 na sección de Vigo

Los hipermercados mejoran en seguridad en un año con muchos robos

Con la entrada en vigor el 1 de julio de la nueva reforma del Código Penal, que considerará delito cualquier tipo de hurto comercial, siendo leve si el valor del artículo robado es menor de 400 euros y grave si lo supera, la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC) y la consultora EY han elaborado un informe sobre el impacto delictivo en los comercios durante estos últimos años.

Dicho informe ha revelado algunos datos interesantes sobre la delincuencia en los comercios, y se descubre que los artículos de lujo no son los que generan más pérdidas a los comercios, sino artículos menos valiosos a priori. Estos robos comerciales han causado estragos en los comercios estos últimos 2 años, generando pérdidas de hasta 1.600 millones de euros en el sector comercial.

Dicha lista de robos comerciales se ve encabezada por los robos de botellas de alcohol (71%), seguida de cerca por la ropa (69%) y los artículos de cosmética (66%), en concreto las cuchillas de afeitar y los perfumes. Los siguientes artículos de la lista son los de ferreteria (62%), concretamente a distintas herramientas de ferretería y pilas, seguidos por los artículos de maquillaje (60%).

En la última posición de esta lista, y como novedad de este último año, encontramos las tabletas electrónicas (55%). Dichos hurtos de tabletas se han visto muy influenciadas en gran parte por su demanda dentro del mercado negro, por lo que el perfil más extendido de los ladrones(en un 80% de los casos según el informe), en especial de este tipo de artículos, es el de miembros de bandas organizadas o ladrones profesionales.

Los comercios más afectados por esta oleada de robos han sido los grandes centros comerciales, principalmente por lo difícil que resulta vigilar estos centros de grandes dimensiones, que se han convertido en el objetivo de muchas bandas criminales (en un 67% de los casos). Por contra, los supermercados han visto reducido el número de robos en sus establecimientos, principalmente como fruto de la gran inversión en seguridad que han hecho muchos de estos locales, que han contratado empresas de seguridad como Sidep para reforzar la seguridad de los establecimientos, reduciendo de este modo el número de hurtos en comercios de este tipo, que en el pasado habían sido los más castigados.

El perfil del ladrón

El estudio concluye que el quienes cometen estos robos no responden al clásico perfil de ladrón hambriento y necesitado que sustrae bienes de primera necesidad. Más bien al contrario: en el 80% de los casos se trataba de profesionales del hurto o bandas organizadas de delincuentes que tienen en los grandes centros comerciales su ‘oficina’ de trabajo. Sólo en una de cada diez ocasiones, el robo respondió a una cuestión de necesidad vital.

Siendo en el 27% de los casos, la costumbre de robar ‘por impulso’ el detonante del hurto. La demanda en el mercado negro -leáse tabletas- ha influido sobremanera a la hora de escoger uno u otro producto para robar.