Los pasos básicos para iniciarse en el e-commerce

El e-commerce representa para muchas empresas la posibilidad de dar el salto de calidad que necesitan para captar una mayor cantidad de clientes y aumentar considerablemente sus cifras de ventas. Esto es especialmente cierto para las pequeñas tiendas familiares que quieren abarcar un mercado más amplio y ofrecer sus productos más allá de los límites de su barrio.

Internet es un espacio digital que te permite conectarte con cualquier persona y cualquier empresa de todo el mundo. Y esto no solo tiene sus ventajas a la hora de acceder a información de primera mano sobre cualquier cosa que nos interese, sino que también puede utilizarse para aumentar exponencialmente nuestros beneficios como empresa.

Dar el paso para que nuestra pequeña tienda física pase a convertirse también en una gran tienda online puede dar un poco de vértigo al principio, sobre todo si no tenemos experiencia en internet. Pero hoy en día ya no es necesario haber estudiado programación web para crear nuestra propia tienda digital. En esta pequeña guía verás que el proceso es más sencillo de lo que parece, y que puedes tener tu tienda online operativa y generando beneficios en mucho menos tiempo del que piensas.

1. Construye tu tienda online

Lo primero que debes hacer para construir tu tienda online y comenzar tu recorrido por el e-commerce es crear una página web desde la que construir tu tienda. Para esto necesitas contratar un plan de alojamiento en alguna plataforma que te permita desarrollar una tienda online utilizando plantillas web gratis y otras herramientas capaces de hacer que el proceso de diseño y optimización de tu tienda sea realmente sencillo, incluso si no sabes diseñar páginas web.

En cuanto hayas contratado tu plan de hosting, crea un dominio gratis para identificar tu tienda online en internet. El nombre del dominio será la manera en que la gente recordará cuál es tu tienda online y cómo pueden encontrarla. Asegúrate de que el dominio y el diseño de tu tienda reflejen tus ideas y lo que quieres transmitir a tus clientes potenciales.

2. Contrata una pasarela de pago

La mayoría de servicios de alojamiento para tiendas online te permitirán diseñar y estructurar todos los elementos de la misma, tanto en el back-end como en el front-end. Pero no todos pondrán a tu disposición una pasarela de pago para que tus clientes puedan comprar los productos que ofrezcas en tu tienda.

Si has elegido un alojamiento que no cuenta con pasarelas de pago, entonces deberás contratar los servicios de una pasarela de pago de terceros que te permita recibir pagos con tarjeta de crédito, a través de PayPal o mediante cualquier otro método de pago digital. Cuanta mayor sea la variedad de métodos de pago que ofrezcas en tu tienda, mayor será la posibilidad de captar clientes y generar beneficios.

3. Sube tus productos

Una tienda que tenga las estanterías vacías no puede vender nada, y esto es tan cierto para las tiendas físicas como para las tiendas online. Por eso es importante que te tomes el tiempo necesario para fotografiar todos los productos que quieras vender, subirlos a tu tienda con una buena presentación que resulte atractiva para tus clientes, y presentarlos con una descripción detallada que sea convincente y honesta.

Durante todo este proceso no debes olvidar que tus clientes potenciales no tendrán forma de ver físicamente tus productos. Solo podrán evaluarlos en función de la información ofrecida en tu página web, así que es importante que te pongas en su lugar y trates de darles toda la información necesaria para resolver sus dudas. Esta es la mejor manera de convencerlos para que realicen su compra.

4. Contrata planes de paquetería

Incluso tus clientes potenciales más adinerados se echarán atrás en sus compras si el precio del envío de tus productos es excesivo. El objetivo de las compras online suele ser el de ahorrar tiempo y recibir nuestro producto en casa, pero esta conveniencia deja de ser interesante si el precio del producto se dispara por culpa del envío.

Asegúrate entonces de contratar planes de paquetería que te permitan enviar tus productos a cualquier lugar del país por un precio tan reducido que resulte casi irrelevante para tus clientes. Y no olvides también que deberías tener en cuenta el envío de vuelta a tu tienda como parte de tu política de devoluciones.

5. Publicita tu tienda digital

Finalmente, cuando tu tienda online ya tenga todos sus productos cargados, su pasarela de pago lista y todo preparado para tus primeras ventas, habrá llegado el momento de invertir en publicidad digital.

Contratar publicidad de Google, invertir en las cuentas de tus redes sociales, pagar a influencers para que anuncien tu plataforma online, o incluso grabar vídeos publicitarios en YouTube, pueden ser algunas de las estrategias más interesantes que tienes a tu disposición para dar a conocer tu tienda online. Al principio deberás invertir bastante, ¡pero, si tus clientes quedan contentos con tus productos, terminarán por hacerte la publicidad ellos mismos!

Noticias de última hora en Vigo. Te contamos todo lo que sucede en nuestra ciudad. Desde los sucesos más relevantes hasta artículos de opinión y de interés.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario