Los problemas y ventajas de los diferentes tipos de cargadores USB

Días atrás te hablamos acerca del ciberataque a Sony y continuando en la línea de ofrecer más y mejor contenido sobre noticias de actualidad tecnológicas, hoy te hablaremos acerca de una investigación reciente de Shirrif que examinó una serie de cargadores USB para cotejar tanto su desempeño como su construcción interna.

Entre los cargadores analizados estaban los cargadores originales del iPhone y el iPad de Apple, 2 cargadores oficiales de Samsung, un cargador de Motorola, y además cargadores aceptables de fabricantes como Belkin o Monoprice. Como es lógico, no faltaba en esa comparativa la inclusión de múltiples cargadores falsos para el iPhone o bien el iPad.

Las diferencias entre los diferentes cargadores no se apreciaban en el exterior salvo en pequeños detalles, y de verdad las copias de imitación de los cargadores de Apple – especialmente copiados en tiendas on line de electrónica y componentes informáticos – probaban de qué forma el ahínco por hacer cargadores prácticamente idénticos en ese diseño externo eran notables. El inconveniente no estaba en ese diseño exterior, sino más bien en lo que esos diseños encerraban.

Como explicaba Shirrif, cada fabricante trata de asegurarse de ponerle las cosas complicadas a usuarios y posibles plagiadores para forzar a que sean sus cargadores los que se usen.

Apple, Sony o HP no siguen el estándar USB y también incorporan sus géneros de cargadores de dispositivo, y la firma de Cupertino por servirnos de un ejemplo tiene 2 géneros de cargador diferente para el iPhone (de 1 amperio) y para el iPad (de dos amperios). Lo mismo ocurre con el cargador singular que HP tiene para su TouchPad.

El inconveniente habitúa a ser claro: los cargadores no son intercambiables, y es posible que el dispositivo que conectemos a estos cargadores no haga lo esperado si no es compatible. Los cargadores de imitación acostumbran a ser singularmente frágiles en este tema, por el hecho de que si bien semejan más “universales” los fabricantes, como explica este especialista, señalan un nivel de carga diferente al que el cargador verdaderamente da.

Un cargador USB es una pequeña fuente de nutrición compacta que transforma de forma eficiente (o lo procura) la corriente alterna en una corriente continua de cinco voltios. Para ello, la corriente alterna de entrada se transforma en corriente continua de alto voltaje, y desde ahí esa corriente se “trocea” decenas de miles y miles de veces por segundo y se provee un pequeño transformador, que por su parte la convierte en corriente continua de bajo voltaje.

Los de marcas de primer nivel emplean circuito integrado especializado para regir el cargador, mientras que los cargadores asequibles lo sustituyen, que encarece el producto, por un circuito de menor calidad que puede provocar diferentes inconvenientes. Si el voltaje de salida no se regula bien, habrá estruendos y picos debido a esa conmutación de alta frecuencia. Eso, explica este especialista, “podría dañar tu teléfono en niveles extremos, pero el síntoma más habitual es que la pantalla táctil no marcha cuando el cargador está conectado”. A ese inconveniente se le suman otros como una carga más lenta de lo normal por no sostenerse un voltaje incesante, pero este circuito integrado no es la única diferencia entre cargadores “buenos” de cargadores “malos”.

El inconveniente más grave es, que los fabricantes de estos cargadores de imitación ignoran los estándares de seguridad. Habitualmente ocurre que el aislamiento no es el conveniente, y con esos cientos de voltios “corriendo” por el interior de los cargadores, los daños pueden ser esenciales. El más frecuente, como resulta lógico, es que terminemos con un cargador quemado… si no termina dejando nuestro dispositivo inútil.

Fuente | Apps Android iPhone

Noticias de última hora en Vigo

apps androidcargadores usbnoticias internetnoticias tecnologia

SIGUENOS EN TELEGRAM