Lucía, otra niña que ya no podía más

Urge crear una Ley Nacional contra el bullying que acabe con el drama de los suicidios de menores
Por o 12/01/2017 | Sección: Opinión por Javier Lojo,UPyD
Lucía, otra niña que ya no podía más
Compartir en:

upyd Bullying

Levantarse como si fuese un día más. Preparar el desayuno. Llamar a Lucía para que se despierte y vaya al instituto. No contesta. Tarda. Va a llegar tarde. Otro día más que no quiere ir. Otro día más que toca abrir la puerta y levantar la persiana para que entre la luz y se espabile.

¿Por qué nos llevamos las manos a la cabeza ante el acoso escolar pero nunca hacemos nada?

Quizás ese sería el ritual de la madre de Lucía en los últimos días, meses o, quizás, años. Hasta este pasado martes. Ese día la madre de Lucía abrió la puerta de la habitación de su hija y se encontró a su hija ahorcada. Muerta. Fría como un témpano.

¿Qué puede llevar a una niña de 13 años a suicidarse? La infelicidad de sentirse inferior, rechazada y humillada día tras día, mes a mes y año tras año.

¿Por qué nos llevamos las manos a la cabeza ante el acoso escolar pero nunca hacemos nada? Esto sí que no tiene respuesta pero sí solución.

Lucía no es la primera ni será la última víctima del bullying pero sí puede ser un antes y un después. Un cambio que ya se tenía que haber dado con Carla, a la que llamaban bizca y bollera antes de tirarse por un acantilado en Asturias en abril de 2013; o con Diego en octubre de 2015 que se precipitó con tan solo 11 años por la ventana del quinto piso en el que vivía. “No aguanto ir al colegio”, dejó por escrito en una carta de despedida escondida en su peluche favorito. No es un tema nuevo, siempre ha ocurrido.

Urge crear una Ley Nacional contra el bullying y ciberbullying para ponerle fin al drama de los suicidios de menores.

Si estos casos no hacen que las instituciones despierten y dejen de ver el acoso escolar como algo residual: apaga y vámonos. ¿Que cada año se suiciden cerca de una docena de menores no es suficiente? Urge crear una Ley Nacional contra el bullying y ciberbullying para ponerle fin al drama de los suicidios de menores. Es necesario implantar modelos y protocolos en nuestro sistema educativo que velen por la igualdad y un trato sano.

Desde hace algunos años, son varios los protocolos que, con éxito, se han implantado en nuestros países vecinos. Un claro ejemplo es el programa finlandés KiVa que no solo se centra en el binomio acosador/víctima sino que profundiza en el contexto y en los roles que se dan en las aulas, incluyendo a aquellos que funcionan como espectadores. No busca cambiar la forma de ser de la víctima, sino que intenta cambiar las normas que rigen el grupo. Esto no solo consigue atajar el acoso escolar sino que mejora el bienestar y la motivación. Algo que solucionaría, además, los numerosos casos de acoso a los docentes.

Es un problema complejo pero con voluntad de todas las instituciones y de los responsables políticos se puede resolver. Empecemos por legislar para no echarnos las manos a la cabeza otra vez. Por Lucía, Carla, Diego y otros tantos que no aguantaron más ir al colegio.

 

*Javier Lojo es responsable de Acción Política y Programa de UPYD en Galicia.