Más de 5.000 gallegos podrían haber evitado su ictus con una vida saludable

Cada año, en Galicia, aproximadamente 6.000 personas sufren un ictus, la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda entre los hombres.
Publicado por o día 28/10/2018 na sección de Galicia,Salud,Vigo

Más de 5.000 gallegos podrían haber evitado su ictus con una vida saludable

Cada año casi 120.000 personas sufren un ictus en España. En Galicia, hay cerca de 35.000 pacientes y cada año se diagnostican unos 6.000 casos. De ellos, algo más de la mitad sufre secuelas discapacitantes que se pueden prevenir adquiriendo hábitos de vida saludables como los que recomienda el nuevo Servicio de Neurorrehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, de Vigo, que ya atiende a pacientes con daño cerebral.

Con motivo de este Día Mundial del Ictus, que se conmemora cada 29 de octubre, el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima recuerda que en Galicia hay más de 35.000 personas afectadas por daño cerebral adquirido, la mayoría de ellos provocados por un ictus o un traumatismo craneoencefálico.

De hecho, el infarto cerebrovascular es la primera causa de mortalidad en el conjunto de la población gallega, siendo, también, la primera causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre los hombres. Galicia es la Comunidad Autónoma, con la tasa más alta por cada 1000 habitantes, tanto en hombres (12,6) como en mujeres (13,6), de personas con Daño Cerebral.

Cada año se diagnostican aproximadamente 6.500 nuevos casos de gallegos con Daño Cerebral Adquirido (DCA); y en más de la mitad de los casos son pacientes que sufren algún tipo de consecuencia discapacitante. Esto lleva a los expertos a estimar que, dentro de unos años, en el año 2050, el ictus pueda convertirse en una “epidemia mundial” que podría evitarse con un estilo de vida saludable en el 90 por ciento de los casos. Esto implica que más de 5.000 personas pueden evitar un ictus en Galicia.

La enfermedad cerebral vascular es una “afección silente” que puede presentar la persona durante muchos años como consecuencia de pequeños ictus (infartos o hemorragias cerebrales microscópicos), que pasan desapercibidos porque no dan clínica sintomática, pero que, según indica el Joan Ferri Campos, director NEURORHB, “al haber sido continuados en el tiempo llegan a afectar a una zona cerebral más grande, lo cual provoca que empiece a aparecer sintomatología”.

En muchos casos, la enfermedad se diagnostica al aparecer un ictus más grande, que sí da síntomas. El paciente entonces es derivado a un hospital y se le realiza la prueba de neuroimagen (resonancia magnética cerebral o TAC) y es entonces cuando se ve además del ictus de nueva aparición, responsable de la clínica, la enfermedad vascular cerebral silente.

Factores de riesgo de los microinfartos

Las causas del ictus son múltiples, aunque los factores de riesgo más habituales suelen ser: hipertensión, diabetes, tabaquismo, sedentarismo, estrés emocional, colesterol, ácido úrico elevado… El resultado a largo plazo serán alteraciones cognitivas y conductuales, que pueden derivar en una demencia o, como se denomina actualmente, en un trastorno neurocognitivo mayor.

Al igual que ocurre en la circulación de todo el cuerpo, a nivel cerebral los vasos sanguíneos se ven afectados por todos estos factores. Si estos accidentes vasculares se presentan en vasos muy pequeños, que irrigan pequeñas zonas cerebrales, las consecuencias no serán perceptibles. Pero, si se dan de forma continuada en el tiempo, aparecerán problemas al provocar que zonas más grandes se vean dañadas. Ésta, explica el Dr Ferri Campos, “es la causa de esos problemas cognitivos y conductuales que aparecen de manera progresiva en el tiempo y de los que hablan muchos cuidadores, cuando acuden a nuestros centros con sus familiares”.

“Lo más importante es que el 90% de los ictus son prevenibles, tanto los de tipo isquémico como los de tipo hemorrágico”, señala Joan Ferri. “Por este motivo- explica -algunos hábitos saludables ayudan a tener una circulación sanguínea cerebral sana como: dejar de fumar, de beber alcohol en grandes cantidades, controlar la hipertensión arterial, llevar una dieta saludable baja en grasas saturadas, buen control del azúcar en diabéticos, un peso adecuado, no hacer una vida sedentaria en exceso y controlar el estrés del día a día”.

Joan Ferri añade que “si la población supiera que tomar un alimento concreto puede ayudarle a proteger su cerebro contra esa catástrofe devastadora, no dudaría en comer todos los días verduras y frutas frescas de temporada o una lata pequeña de sardinas, por ejemplo, ya que son varios los estudios realizados hasta la fecha, que concluyen que es posible incluso reducir entre un 20-40% la probabilidad de sufrir un ictus”.

En el caso de aquellas personas que ya han sufrido un ictus, puntualiza el director de NEURORHB, el riesgo de sufrir un segundo accidente cerebrovascular, aumenta considerablemente, por lo que además de estos cambios de vida saludable y de hábitos dietéticos, deberán seguir un tratamiento farmacológico adecuado para evitarlo, estrechamente controlado por su médico.

Equipo multidisciplinar de profesionales especializados

La conmemoración este lunes del Día Mundial del Ictus tiene este año un especial significado en el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, que acaba de poner en marcha su nuevo Servicio de Neurorrehabilitación liderado por el Dr. Joan Ferri Campos, director de NEURORHB, un servicio referente tanto en España como en el resto de Europa tanto por su abordaje integral y multidisciplinar del tratamiento del daño cerebral y otras enfermedades neurológicas, como por su amplia línea de investigación centrada en los estados alterados de la consciencia y en la aplicación de las nuevas tecnologías para la mejora su calidad asistencial.

NEURORHB está implantado en los hospitales Vithas Nisa Valencia al Mar, Virgen del Consuelo y Aguas Vivas de Valencia y en el Hospital Vithas Nisa de Sevilla. Además, cuenta con un centro especializado en Elche. A estos centros se les suma Vigo que desde el pasado mes de septiembre ya atiende a pacientes con daño cerebral o enfermedades neurológicas.

Con la apertura de un nuevo Servicio de Neurorrehabilitación renovado, con instalaciones propias y personal especializado, el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima amplía su cartera de servicios ofreciendo a las personas con lesiones cerebrales y enfermedades neurológicas la experiencia de un equipo multidisciplinar formado especialmente en este tipo de patologías.

Los pacientes que atiende este Servicio, tanto en su modalidad ambulatoria como en régimen de ingreso, padecen daño cerebral adquirido consecuencia de traumatismos craneoencefálicos (derivados en su mayor parte de accidentes de tráfico, deportivos, laborales o caídas), accidentes cerebrovasculares (como el ictus -tanto isquémico como hemorrágico-, trombosis o embolia), patología cerebral anóxico-isquémica (entre los que se encuentra la anoxia cerebral por parada cardiorrespiratoria), patología cerebral infecciosa (ocasionada por una meningitis o una encefalitis, fundamentalmente), tumores cerebrales, enfermedades degenerativas (como el Parkinson o la esclerosis múltiple), parálisis cerebral o trastornos del neurodesarrollo, entre otras.

Las nuevas instalaciones, que serán inauguradas el próximo mes de noviembre, cuentan con un gimnasio propio y una sala de terapia ocupacional, otra de logopedia y una de neuropsicología, un laboratorio de realidad virtual y otro de recursos innovadores, así como una piscina para hidroterapia, además de los despachos médicos y habitaciones específicas.

Todo ello con el objetivo de alcanzar el máximo nivel de recuperación de las funciones físicas y psicologías para favorecer el mayor nivel de autonomía funcional y adaptación social de sus pacientes.

Comentar noticia

Your email address will not be published.