OCU valora positivamente las Recomendaciones de la Comisión Europea sobre derechos de los viajeros

La Comisión Europea anuncia que no se modificará el Reglamento 261/2004 sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque, cancelación o gran retraso de los vuelos, ni tampoco la Directiva sobre Viajes Combinados
Publicado por o día 14/05/2020 na sección de España,OCU,Social

OCU valora positivamente las Recomendaciones de la Comisión Europea sobre derechos de los viajeros

La Comisión Europea acaba de publicar una recomendación dirigida a los estados miembros, por la que hace un llamamiento para proteger los derechos de los consumidores afectados por las cancelaciones de los viajes debido al COVID-19, y por la que establece unas directrices sobre cómo proceder al reembolso del viaje cancelado, así como al ofrecimiento a los consumidores de bonos, que, en todo caso, se mantienen como voluntarios.

Esta recomendación es el fruto de un esfuerzo coordinado del BEUC, la Organización de Consumidores Europea, en conjunto con las asociaciones que pertenecemos a la misma, como OCU, que ha conseguido paralizar la modificación temporal de la normativa reguladora de los derechos de los viajeros, lo que implicaba la denegación del derecho al reembolso y la imposición de bonos obligatorios.

OCU valora positivamente que, como premisa, la CE remarque la aceptación del bono como un acto voluntario de los consumidores, respetando en todo caso el derecho al reembolso, que no sufre merma alguna porque, entre otros motivos, no se modifica la normativa europea que lo contempla. En este sentido, OCU pide al Ministerio de Consumo que modifique el artículo 36 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, donde se permite a las agencias de viajes o minoristas entregar un bono si no han recibido a su vez el reembolso de los proveedores del servicio.
Además de lo anterior, OCU apoya el resto de las características propuestas para hacer que los bonos sean una opción atractiva, pero sobre todo segura para los consumidores, tales como:

Protección frente a la insolvencia

La Comisión hace un llamamiento para que los países de la UE cumplan con la legislación de la UE y establezcan rápidamente esquemas nacionales para garantizar que todos los “vales de viaje COVID-19” estén protegidos por insolvencia. Esta protección es un requisito previo para promocionar los bonos y hacerlos una opción segura para los consumidores. En el caso de España, esta garantía debería ser más concreta que la actual previsión del “suficiente respaldo financiero” que recoge de forma genérica la norma española y debería
materializarse en un aval o garantía directamente vinculado al bono emitido.

Flexibilidad en su uso

La CE recomienda no poner trabas a su uso y que los proveedores de los servicios sean lo más flexibles posible en relación con los servicios en los que se puede emplear, con otras compañías del grupo, con la misma calidad que el servicio contratado, etc.

Reembolso automático en caso de no uso del bono

Si transcurrido el periodo de validez, el bono no se ha utilizado, el organizador o compañía, han de reembolsarlo de manera automática dentro de los 14 días siguientes a la finalización de dicha validez.

Posibilidad de traspasar el bono a otra persona sin coste adicional

Los cupones para vuelos han de contemplar la posibilidad de traspaso del mismo a otra persona sin tener que abonar cargo alguno por la citada transmisión.
Para el caso de los viajes combinados, ese traspaso tampoco ha de conllevar cargo adicional, siempre y cuando preste su conformidad el prestador del servicio.

Importe del bono superior al coste del servicio o viaje

Para que los cupones sean más atractivos, los organizadores y transportistas podrían considerar la posibilidad de emitir vales por un valor superior al pago realizado para el viaje combinado o servicio de transporte, o bien, a través de la concesión de servicios adicionales originalmente no contratados. Además, según la posible evolución al alza de los precios de los transportes, especialmente el aéreo, derivado de la reducción de aforo por trayecto que puedan establecerse por las normas de seguridad contra la pandemia, es más necesario aún que estos bonos que se emiten para su uso a medio y largo plazo, no corran el riesgo de que su valor real quede mermado en la práctica, y puedan usarse en un servicio equivalente al inicialmente contratado.

OCU se pone a disposición del Gobierno y de la industria para encontrar soluciones rápidas para implementar las recomendaciones a nivel nacional. Dicha cooperación permitirá a la industria y a los consumidores superar la crisis de la mejor manera posible.

Estas recomendaciones no hacen sino reforzar la posición inicial de OCU que tiene lanzada una campaña para defender los derechos de los consumidores antes las anulaciones de vuelos y otros servicios

Comentar noticia

Your email address will not be published.