Opinión por Iria Rodríguez | Terpsícore, musa valiente

Por o 04/12/2017 | Sección: Opinión,Opinión por Iria Rodríguez
Opinión por Iria Rodríguez | Terpsícore, musa valiente

Foto y opinión por Iria Rodríguez

Puede que el arte no le parezca a muchos algo tan urgentemente necesario para el bienestar del individuo. Pero el respecto al artista es un buen indicativo de la salud social, y mental, de un país. Esta es una foto de mi maestra de ballet. Venezolana, con sangre de tres continentes, bisnieta de esclavos robados a África, llegó a España con mucha fe y muchas ganas de trabajar y transmitir todo lo que otros le habían dado a ella primero. Gracias a ella, algunos de sus alumnos (vigueses) consiguieron una buena formación que les permitió entrar en escuelas de danza prestigiosas (Carmen Roche, Víctor Ullate, en España; Joffrey Ballet School NY + Arts Ballet Theatre of Florida, en USA), adolescentes que viviendo en Galicia no tendrían ninguna oportunidad. Totalmente al margen del sistema, excesivamente burocratizado, que les cierra las puertas a los mejores maestros, siempre acosada por el fantasma de la explotación laboral en los sucesivos puestos de empleo que ocupa, es un ejemplo de esfuerzo y generosidad. Trabajando en salas de asociaciones de vecinos como la Salgueira, pasando frío, en suelos inadecuados, consiguiendo resultados a costa de su salud.

Aunque socialmente no nos valoren debemos seguir adelante luchando por lo que es justo y lo que nos hace feliz.

Como no tengo la formación adecuada para hacer su trabajo (me gustaría tener la posibilidad de volver a entrenar nuevamente no obstante tantas horas como se me permitiese y fuese posible), me limito a combatir sirviéndome de mi cámara y de mis palabras porque su esfuerzo sea reconocido y porque un día la sociedad le dé mejores armas, las que ella se merece, para que pueda luchar por el bienestar de todos. Porque el arte nos ayuda a mantenernos mentalmente y físicamente sanos y sobre todo activos, lúcidos, críticos, felices, solidarios, empáticos, insobornables. Nos enseña que la clave del desarrollo de un país y del bienestar de todos está en el esfuerzo y la generosidad. En ayudar a los que ayudan.

Nunca tengas miedo de trabajar haciendo lo que verdaderamente te importa. Cuando no estés bien, es lo único que podrá sacarte del agujero porque es lo único que serás capaz de hacer casi sin fuerzas, lo único que te dará energía en vez de quitártela.

Iria Rodríguez

Nací en 1980, soy licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Vigo (un desastre formativo) y en Literatura Lenguas y Civilización Estranjera por la Universidad Blaise Pascal (pública y francesa). Profesora de clases particulares. Sólo traduzco literatura. Podemita hasta la médula. La traducción de la Peste de Albert Camus a gallego es mi primer gran proyecto (60 % realizado), en stand-by por mis problemas de salud. Con endeometriosis y un tumor (probablemente benigno) de 8 cm en mi ovario derecho. Activista por la ilegalización de los antidepresivos y endurecimiento del control de las benzodiacepinas. Activista por la democratización del aprendizaje musical, luchando porque el ballet y la capoeira ocupen un espacio similar al que ocupa el fútbol ahora en Galicia sin despreciarlo. Enamorada de un hombre lobo, feminista, nacionalista y madrastra.

Comentar noticia

Your email address will not be published.