Opinión por Iria Rodríguez | Violencia y maltrato

Por o 04/11/2017 | Sección: Opinión,Opinión por Iria Rodríguez
Opinión por Iria Rodríguez | Violencia y maltrato

“Cualquier persona que dependa económicamente de otra es susceptible de ser maltratada por esta. Más indefensa se encuentra si depende de otros por su estado de salud. Las ayudas sociales que tienen en cuenta los ingresos de núcleo familiar (o unidad de convivencia) no tienen en cuenta el reparto desigual en la familia de esos ingresos.

Se tienen en cuenta los ingresos de los otros pero no se les obliga a ceder una parte de esos ingresos al componente de esa familia que no tenga ingresos. Salir del núcleo familiar en caso de maltrato es difícil o imposible si la persona que se encuentra en dificultades padece una enfermedad, crónica o no. Enfermedades poco graves, que no ponen en peligro en principio la vida de una persona, pueden ser dolorosas y dificultar en mucho la estabilidad económica y laboral.

En un momento en el que las jornadas laborales son largas, las exigencias altas, el despido barato, aquellos que estén enfermos no pueden competir con otros que no lo estén. Aquellos que no cuenten con apoyo familiar no pueden competir con aquellos que sí. El propietario de la vivienda detiene todo el poder. La tiranía se apodera de ciertas personas que se sienten impunes pues el que sufre violencia está desprotegido. No se puede defender. No puede huir. Por lo tanto, le resulta imposible denunciar.

La atención psicológica es un comodín barato, es usada para culpabilizar al agredido (el agredido o agredida no está haciendo lo suficiente para salir de la situación en la que se encuentra) no se les exige a los psicólogos y psicólogas una preparación específica; muchos tienen prejuicios de clase, machistas; se parte de la base de que el agredido o agredida es un ser frágil psicológicamente, sin formación. No siempre es así. Muchas veces no es así. Poco importa la formación de una persona si está enferma. Nadie contrata a personas enfermas. Los salarios insuficientes dificultan la movilidad geográfica. La fisioterapia ocupa un lugar residual en la atención médica. Cuesta cara.

No se puede dejar las vidas de las personas en manos de la solidaridad humana. Un Estado democrático tiene la obligación de asegurar, garantizar, los derechos de las personas. El egoísmo es una planta resistente, invasiva, que devora y consume los nutrientes de la solidaridad. La violencia se nutre de la impunidad.”

Iria Rodríguez

Nací en 1980, soy licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Vigo (un desastre formativo) y en Literatura Lenguas y Civilización Estranjera por la Universidad Blaise Pascal (pública y francesa). Profesora de clases particulares. Sólo traduzco literatura. Podemita hasta la médula. La traducción de la Peste de Albert Camus a gallego es mi primer gran proyecto (60 % realizado), en stand-by por mis problemas de salud. Con endeometriosis y un tumor (probablemente benigno) de 8 cm en mi ovario derecho. Activista por la ilegalización de los antidepresivos y endurecimiento del control de las benzodiacepinas. Activista por la democratización del aprendizaje musical, luchando porque el ballet y la capoeira ocupen un espacio similar al que ocupa el fútbol ahora en Galicia sin despreciarlo. Enamorada de un hombre lobo, feminista, nacionalista y madrastra.

Comentar noticia

Your email address will not be published.