Opinión por Miguel Comesaña Alonso | Abel nos engaña con la PASSVIGO

Por o 10/05/2018 | Sección: Miguel Comesaña,Opinión
Opinión por Miguel Comesaña Alonso | Abel nos engaña con la PASSVIGO
Por Miguel Comesaña Alonso
Durante estas últimas semanas y como consecuencia del auto del juzgado contencioso-administrativo número 1 de Vigo el Alcalde, Abel Caballero, ha vuelto a las andadas. Ha vuelto a situar en el centro de las críticas a Feijóo, nombrándolo como antivigo ante un error de su propio gobierno y a su ineptitud a la hora de conocer o interpretar la legislación.
El magistrado señala que el requisito de empadronamiento que posteriormente condicionaba la utilización de la PassVigo no venía recogido en el convenio entre el Ayuntamiento de Vigo ni tampoco en las instrucciones aprobadas en la Junta de Gobierno Local para tramitar las solicitudes de la tarjeta de transporte.
Por otra parte, la ley supramunicipal que regula los transportes en Vigo – ley 2/2017 , de 8 de febrero, de medidas fiscales, administrativas y de ordenación de la Xunta de Galicia- establece en el “Capitulo IV Regimen económico y tarifario de los servicios de transportes”, artículo 82.4:
Tanto en el supuesto de tarifas fijas como en el de tarifas máximas, la Administración podrá autorizar la comercialización de tarifas bonificadas:
a) Bonos de utilización recurrente o para la promoción de la utilización del sistema de transporte público. Estos bonos serán dirigidos al público en general, y no será admisible la introducción de discriminaciones por razones de territorio o residencia ni por razones sociales o de otra índole.
 
b) Bonos sociales, vinculados a políticas o actuaciones transversales de los  poderes públicos en el ámbito social, a cuyo efecto se tomarán en consideración las condiciones específicas de las personas usuarias o de sus unidades familiares, tales como familias numerosas, estudiantes, jubilados o nivel de renta. En ningún caso se podrán establecer bonos sociales atendiendo a criterios exclusivamente
territoriales, como la residencia, o a condiciones discriminatorias, como la raza, la religión o la opinión de la persona usuaria.
Es decir, lo que nos priva la ley es de establecer una bonificación social al transporte sin ningún requisito a mayores más que el de residencia. Abel, exclusiva. Y a su vez deniega cualquier tipo de restricción para la obtención del bonobús con bonificación ordinaria. Por tanto, la problemática respecto a la PassVigo es que para la obtención de la misma, y por tanto, para obtener tanto la
bonificación social como la ordinaria, el usuario debía estar empadronado. La tarjeta desde un primer momento estaba ideada como un carné de identidad vigués ya que era nominativa y daba acceso a otros servicios que si serían exclusivos ,y bajo el amparo de la ley, a los vigueses.
Es decir, lo que la ley de la Xunta de Galicia dice es que no deben existir requisitos a la bonificación ea quien sea. Pero, para obtener la bonificación social debes cumplir algún requisito a mayores que estar empadronado (pensionista, parado, familia numerosa…) o ser estudiante universiario. No podrá optar al bono social, por tanto, un chico de 30 años, residente en Vigo, sin hijos a cargo, con trabajo, con una nómina alta y sin minusvalía alguna. No es condición suficiente la residencia.
La coexistencia de la PassVigo con la tarjeta verde o una tarjeta metropolitana habilitada hubieses evitado la problemática ya que la controversia no estaba en el bono social sino en el bonobús ordinario.
Abel Caballero, dimita.

Noticias de última hora en Vigo

Comentar noticia

Your email address will not be published.