Peligros ocultos en tu tarjeta de embarque

Publicado por o día 17/10/2015 na sección de Turismo

Peligros ocultos en tu tarjeta de embarque

Seguro que no prestas demasiada atención a las tarjetas de embarque, siendo simplemente un instrumento que te ayudará a llegar a tu destino.

Hay algunas personas que intentan matar el tiempo de espera haciendo una foto de esta tarjeta y subiéndola a las redes sociales. Sin embargo, esto puede ser un error de consecuencias graves.

En un primer momento, parece que en esta tarjeta no aparece nada que nos comprometa. Sin embargo, un grupo de expertos ha determinado que aparecen datos mucho más comprometedores de lo que te imaginas.

Por un lado, aparece tu nombre y tu apellido (de esto no deberíamos de tener mucho que temer de que seguramente esto dato y aparezcan en las redes sociales). Pero ahí no queda la cosa, sino que en el propio código de barras podemos encontrar información pertinente tanto al origen como el destino de nuestro vuelo, el número del mismo, la fecha en la que lo vamos a realizar, el asiento en el que nos vamos a sentar, la posición exacta la que vamos a estar y el nombre de la compañía aérea.

Ahora bien, seguramente te estés preguntando cómo una persona puede extraer toda esa información de un código de barras. Muy fácil, existen algunos lectores online que tan sólo tienen que examinar el código de barras para ofrecerte este tipo de información.

Una práctica que pondrá en juego nuestra seguridad

El código resultante puede ser un completo galimatías para personas que no tengan muchos conocimientos sobre ellos. Sin embargo, estos fragmentos corresponden a toda la información que hemos comentado anteriormente.

Con tan solo hacer una búsqueda por las redes sociales, nos encontraremos toda una serie de personas que comparten estos datos sin tan siquiera darse cuenta del riesgo al que están sometidos.

¿Qué puede hacer una persona con estos datos?

En realidad esto dependerá de la propia agencia y de cómo sea su sistema de seguridad. Sin embargo, con tan solo tener el nombre y el número de referencia podemos identificarnos en ciertas webs y llegar hasta a modificar o a cancelar todos aquellos vuelos que todavía no se habían ejecutado.

Además, si sabemos movernos un poco podemos llegar hasta a obtener la clave de acceso y cambiarla a nuestro antojo.

Las propias compañías saben lo peligroso que es el hecho de compartir públicamente el código de barras, y por eso es tratado como información confidencial. Se siguen toda una serie de medidas de seguridad que nos asegurarán que ninguna persona podrá acceder a él de forma externa.

Ahora bien, como ya te puedes llegar a imaginar, esto no va a servir de nada en el caso de que el propio cliente decida a compartir públicamente el código de barras asociado a su viaje.

Así que ya lo sabes, si vas a viajar y necesitas matar el tiempo mientras subes al avión, haz lo que sea pero no compartas una foto sobre este dato tan comprometido.