Persecución Sindical en la Unidad de Policía Adscrita a la Xunta de Galicia

Por o 03/08/2015 | Sección: Sindicatos,UFP,Vigo
Persecución Sindical en la Unidad de Policía Adscrita a la Xunta de Galicia

La Secretaria Regional de la UFP, quiere denunciar la persecución y acoso que vienen sufriendo determinados trabajadores del Cuerpo Nacional Policía, y en concreto,el ejemplo significativo de un representante sindical de la UFP, que por HACER UNAS DECLARACIONES, defendiendo los DERECHOS, LIBERTADES y REIVINDICACIONES de todos sus compañeros, es sancionado con un expediente grave con un resultado de 10 días de suspensión de empleo y sueldo, esperando que la Justicia le dé la razón a este trabajador.

Recientemente este compañero ha tenido un accidente de tráfico, siendo embestido por un vehículo, causándole lesiones importantes entre otras, una inmovilidad, por heridas y contusiones, por las cuales se encuentra de baja.

Encontrándose en esta situación administrativa (baja), funcionarios de la Jefatura Superior de Policía, se desplazan a su domicilio particular a retirarle los atributos de policía, (placa-emblema y pistola), no respetando así, ni su domicilio, ni la situación en la que se encuentra (baja médica por accidente), pasando a estar en dos situaciones administrativas a la vez. Como se puede apreciar tiene mucha prisa la Dirección General de la Policía (régimen disciplinario) en hacerle cumplir la sanción, no respetando su situación administrativa de baja y molestándolo en su domicilio particular para aplicar dicha sanción.

A la UFP le parece de vergüenza y falta de sensibilidad hacia los funcionarios policiales, ya que hay tiempo para hacerle cumplir la sanción, si en verdad se lo merece, cosa que dudamos ya que la sanción es por causa de unas declaraciones efectuadas como representante sindical.

Todos estos actos se efectúan con el ánimo de que cunda un temeroso ejemplo con este funcionario y así acallar cualquier voz discordante y que los funcionarios no protesten por miedo a que se les instruya un expediente disciplinario. Volviendo al oír, ver y callar (cuidado que viene el lobo).

Todos estos actos nos recuerdan tiempos pasados en los que la libertad de expresión estaba coartada y no a los tiempos modernos y democráticos que estamos intentando defender desde este sindicato, lo cual parece que en algunas instancias con ideas poco progresivas, molesta y prefieren no olvidar los tiempos del ordeno y mando y se acabó.

Y como muestra de ello, resulta incomprensible como a éste mismo funcionario, se le EXPULSE, de su puesto de trabajo en la Unidad Adscrita a la Xunta de Galicia, donde lleva ocupando dicha plaza desde hace más de 23 años, por REPETIDA FALTA DE APTITUD Y CARENCIA DE VALORES PARA ESTAR EN LA UNIDAD ADSCRITA A LA XUNTA DE GALICIA, (pensamos que para llegar a esta conclusión, la persona con responsabilidad para tomar esta decisión, se ha tomado un tiempo considerable)

Y para colmo de lo absurdo, a éste mismo funcionario se le conceden cinco FELICITACIONES PUBLICAS por su buena trayectoria profesional en su puesto de trabajo , y una de ellas se le concede unos días antes de notificarle su expulsión.

La expulsión no es otra que el ser molesto a nivel sindical intentando defender los derechos de todos los trabajadores, todos estos atropellos, zancadillas, acallamientos y demás, es por lo que ha llevado a este sindicato a que esta decisión (atropello a los derechos sindicales)hay sido recurrida ante los Tribunales de Justicia, esperando una vez más y nunca mejor dicho que la justicia ponga a cada uno en el lugar que le corresponde.

Otra paradoja de las muchas que rodea la trayectoria de este proceder, (justo  y equitativo) del Cuerpo Nacional Policía, es el que las declaraciones por las cuales se le abre un expediente grave a éste delegado sindical de la UFP, las hace conjuntamente con la funcionaria delegada del SUP(sindicato unificado de policía), dicha delegada del SUP se retracta, pidiendo perdón y dejando a los funcionarios sin defensa y a su suerte, escapando con su trasero por miedo a un expediente grave, que valga la gentileza y trayectoria de esta representante, siendo dócil a los planteamientos de la DGP, por todo ello la DGP, le compensa dicha docilidad, dejando sin efecto y archivando el expediente grave hacia ella, y quedando nuestro representante solo ante el peligro y además sancionado.