¿Por qué es tan difícil tomar decisiones en la vida?

Publicado por o día 03/01/2023 na sección de Salud

A diario nos encontramos con miles de decisiones que debemos tomar, y algunas de estas pueden ser básicas para alcanzar metas en nuestra vida. Este tipo de decisiones pesan más porque impactarán nuestras vidas de muchas formas diferentes, y no son tan sencillas de tomar como la decisión de tomar un café, té o chocolate.

En la plataforma de Mentee, puedes encontrar diferentes recursos para el crecimiento personal, y que te pueden ayudar en gran. La toma de decisiones es algo con lo que todos lidiamos a diario, porque así trabajan nuestros cerebros, y detrás de cada decisión hay un amplio proceso psicológico.

¿Por qué es difícil tomar decisiones?

Para la toma de decisiones tenemos que fijarnos en algunos aspectos que pueden afectarlas, y entre los más importantes estarán:

Sesgos cognitivos

Los errores en la toma de decisiones normalmente se atribuyen al sesgo cognitivo, que es una tendencia a pensar de cierta forma sin darnos cuenta. Esto puede hacer que sigamos con lo que conocemos en lugar de elegir algo nuevo y diferente.

Esto se debe a que lo veremos como un riesgo o algo que no vale la pena, incluso si se trata de una cosa que será mejor. Por este motivo, podremos volvernos muy resistentes al cambio.

Anclaje

Este es un proceso que también puede afectar nuestras elecciones. El anclaje puede sugerir que confiamos demasiado en lo primero que escuchamos, y puede hacer que tomemos una decisión que parezca atractiva frente a un concepto preestablecido.

En caso de que no tengas cuidado, el efecto del anclaje puede llegar a ser agobiante, porque tomarás una decisión errónea si terminas por agobiarte. Por este motivo, siempre será mejor pensar las decisiones y analizar desde todos los puntos de vista, para evitar el efecto del anclaje. Esto permitirá que puedas tomar decisiones mucho más acertadas.

Estrés

El estrés puede tener un impacto directo sobre nuestras decisiones, afectando tanto la calidad como la capacidad de tomarlas. Esto puede ser más común si hablamos de la sobrecarga de elección, que puede ocurrir cuando nos sentimos abrumados por una gran cantidad de opciones.

Si nos vemos obligados a tomar una decisión tras otra y así sucesivamente, experimentaremos una fatiga de decisión. Esto hace que al tomar decisiones durante un período prolongado en el tiempo, se pueda agotar nuestra fuerza de voluntad, y nos costará más decir que no a cosas que no sean realmente necesarias.

Esto también puede hacer que sea más difícil de decir que sí a las decisiones que pueden alterar el orden establecido. Por este motivo, dejaremos las cosas como están porque es lo más fácil, pero no siempre será la mejor solución.

Tomar decisiones siempre será difícil porque esto llevará tiempo y energía, así como considerar diferentes opciones. Las dudas y la incertidumbre puede ser únicamente una parte del proceso. Por este motivo, siempre será una buena opción estimular tu crecimiento personal en Mentee, para que puedas mejorar tu proceso de toma de decisiones, y así asegurarte de tomar unas buenas decisiones en tu vida.

Comentar noticia

Your email address will not be published.