Por qué no voto a Podemos. Diez razones para no votar al partido de Pablo Iglesias

Por o 18/12/2015 | Sección: Opinión,Opinión de Pedro Larrauri
Por qué no voto a Podemos. Diez razones para no votar al partido de Pablo Iglesias
Compartir en:
Tengo amigos y familiares que les votan. Me parece muy bien. Hay muchas cosas de Podemos que me gustan. Pero voy a exponer aquí algunas ideas que defiende el partido de Pablo Iglesias con las que no estoy de acuerdo, por lo que no les voy a votar.
1) Podemos está en contra de la libertad de enseñanza: de la enseñanza concertada y, por supuesto, de la privada. En el programa de Podemos para las Europeas del 25 de mayo de 2014 proponían: “Eliminación de cualquier subvención y ayuda a la enseñanza privada, incluida la modalidad de concertada, destinando el ahorro a la financiación y mejora de los centros públicos”. Pablo Iglesias afirmó (en su primera entrevista con Ana Pastor, tras ser designado Secretario General de Podemos) que la educación concertada “hay que reducirla a situaciones experimentales”.
2) Podemos está a favor del régimen Venezolano, del dictador Hugo Chávez y de su heredero Nicolás Maduro. Pablo Iglesias decía en 2013 que Venezuela es “una de las democracias más saludables del mundo”. Hace tres meses los senadores de Podemos fueron los únicos que se negaron a apoyar la petición al gobierno de Venezuela para que liberara a 75 presos políticos. La coalición gallega de Podemos, En Marea, celebró hace tres días un mitin en Cangas do Morrazo en el que reivindicaron la figura del actual presidente Maduro, afirmando que, aunque habían perdido las últimas elecciones, «O camarada Maduro segue aí, volveremos gañar» (Xose L. M. Ferrín, candidato al senado por Pontevedra de Podemos).
Dirigentes de Podemos compararon a Leopoldo López (líder de la oposición venezolana ilegalmente encarcelado por Maduro con pruebas inventadas) con los terroristas de ETA. Lo escribió Monedero y Pablo Iglesias le apoyó. E Iglesias se niega a condenar todas las actuaciones dictatoriales de Nicolás Maduro, como el cierre de televisiones y emisoras, y la censura en las RRSS. De hecho, emulando a regímenes bolivarianos, Iglesias y Monedero se han mostrado partidarios del control del Gobierno sobre los medios de comunicación (lo llaman “regulación” cuando quieren decir censura).
3) Podemos está en contra del sistema y del estado de derecho: dan a entender o aceptan que si una ley no les gusta (a alguien, ¿a ellos?), pueden y deben no cumplirla. Hace tres días, en el mismo mitin ya comentado celebrado por Podemos al otro lado de la ría de Vigo, uno de los líderes de la coalición En Marea, X.M. Beiras, hizo un llamamiento a violar las leyes: «Cando a lei é inxusta, o deber dos cidadáns é desobedecela, violala, incumprila». Ese principio podría valer para un régimen dictatorial: pero en una democracia las leyes las promulgan los representantes del pueblo, elegidos en elecciones libres, y todos tenemos que cumplirlas. Cuando alguien piensa que una ley es injusta tiene que hacer todo lo posible por cambiarla, por las vías democráticas, sin ilegalidades y sin violencia: Beiras e Iglesias deberían reflexionar sobre el hecho de que el argumento que defiende Podemos (si no te gusta la ley no tienes por qué cumplirla) es el mismo que empleó Franco para alzarse contra la República…
4) Dirigentes de Podemos (Iglesias y Errejón) demostraron su intolerancia y su falta de respeto a la libertad de expresión y a los demás (y a la legalidad) haciendo escraches a otros políticos simplemente por el hecho de que no les gustaban sus ideas: ocurrió en octubre de 2010, cuando no dejaron que Rosa Díez diera una conferencia en la Universidad de Madrid. (Pablo Iglesias negó que él hubiera participado en ese escrache, pero las imagenes gabadas le delatan). También un candidato catalán de Podemos fue condenado por otro escrache a la misma política ocurrido en Barcelona siete meses antes. La sede de Ciudadanos en Barcelona sufrió hace una semana un escrache, promovido por la PAH (Plataforma Afectados Hipoteca), ligada a Podemos. Rivera vinculó a Colau y a Podemos con ese escrache, y también con otros realizados en sedes del PSC y del PPC.
5) Dirigentes de Podemos – En Marea (Breogán Riobóo y José M. Castro) apoyan en Galicia la imposición del idioma gallego: la llamada inmersión lingüística. Y lo mismo hacen o harán en otros territorios con dos lenguas oficiales. No respetan ni defienden la libertad lingüística de los ciudadanos. Llegan a afirmar que la inmersión en gallego es una prescripción científica y que quien se oponga a ella es un racista. Manda carallo!
6) Podemos está a favor de la independencia de Cataluña tras un referéndum independentista celebrado en esa Comunidad, y no respetan por tanto que las decisiones importantes que afectan a todos los españoles (como la variación de las fronteras de España) las tomemos todos los españoles. Los Secretarios Generales de Podemos de Catalunya, Galiza, Euskadi e Illes Ballears consensuaron a comienzo de este año el documento “Podemos: plurinacionalidad y derecho a la autodeterminación” el que apoyan la independencia de sus respectivos territorios, y concluyen defendiendo que “las decisiones fundamentales del futuro de cada territorio las debe decidir su gente.”
7) En Podemos consideran a las fuerzas de seguridad (policía) y al ejército enemigos del pueblo, y se permiten insultarles y despreciarles. Pablo Iglesias dijo que “muchos policías son matones al servicio de los ricos”. Iñigo Errejón, nº 2 del partido, levantó una gran polémica escribiendo hace unos días (tras la muerte de dos policía españoles en Kabul) un tuit llamando “bastardos” a los policías. Podemos no condenó esos tuits. Un policía le contestó a Errejon en una carta abierta diciendo: “si tuvieras vergüenza dejarías tu cargo” y “la gente como tu me da miedo”. Rafael Peña, Concejal de Santiago (de Compostela Abierta, marca municipal de Podemos), escribía hace dos meses: “Puto Ejército, Puta España”.
8) Pablo Iglesias no fue contundente (y no dijo la verdad) cuando se descubrió que Juan Carlos Monedero (dirigente y fundador de Podemos, mano derecha de su líder) había cometido fraude a Hacienda (al facturar a nombre de una sociedad ingresos obtenidos por una persona física), sino que le apoyó y disculpó. Monedero realizó el 2010 unos trabajos de asesoría a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, cobrando (el año 2013) 425.000€ a través de una empresa creada tras la realización de los trabajos (Caja de Resistencia, empresa que podemos considerar “una simulación de empresa en diferido”) para evitar pagar los impuestos que tenía que haber pagado. El que empleara ese dinero para financiar La Tuerka (la televisión donde se gestó Podemos, en la que no se escatimaban insultos a España) no le exime de cumplir las leyes y de pagar los impuestos que por ley tiene que pagar. Monedero dimitió de sus cargos en Podemos el 30 de abril de 2015. Sin embargo Pablo Iglesias le apoyó y defendió. (Lo mismo que hizo Rajoy con Bárcenas).
9) En Podemos han permitido que se metan en su partido y lleguen a ser dirigentes personas que han demostrado con sus escritos y actuaciones su falta de respeto a la democracia, a las instituciones y a otras personas. Y también personas que no han demostrado tener una capacidad de liderazgo y de trabajo fuera de la política, por lo que lo más probable es que hayan entrado en la política para satisfacer sus intereses y carencias personales. Pablo Soto, concejal en Madrid: Escribió varios tuits sobre matar a Gallardón, y otro en el que dice: “De vuelta en Madrid tras 2 semanas de viaje… Muy decepcionado con todos vosotros porque Rajoy sigue vivo”. Guillermo Zapata, otro concejal de Ahora Podemos de Madrid, levantó la polémica con sus tuits antisemitas y ofensivos contra las víctimas del terrorismo (incluyendo a Irene Villa). Estos días Pablo Iglesias nos ha sorprendido defendiendo y elogiando a su candidato por Jaen, Andrés Bódalo, que fue condenado a tres años y medio de cárcel por agredir a un concejal socialista. Iglesias entiende que sus actos están enmarcados en la lucha sindical, y dijo: “estoy orgulloso de la gente que defiende los derechos sociales”. Y así podríamos seguir viendo más ejemplos… En Podemos tampoco respetan la democracia interna, han colocado de candidatos en muchas ocasiones a los amigos de los que madan, y se empeñan en no oír a sus bases, como ellos mismos denuncian: la plataforma Bases de Podemos critica abiertamente a la cúpula de Podemos, y en Galicia han exigido la dimisión de altos cargos del partido.
10) Se puede afirmar que Podemos ve con buenos ojos el terrorismo. Apoyan, justifican o manifiestan simpatía por ETA y por otros grupos terroristas. En Vigo se reunen en un local “decorado” con fotos de miembros de Resistenza Galega. Y para el 20D Podemos ha llegado a un acuerdo con Bildu (la opción política de los que apoyan a ETA) para ir en una candidatura conjunta al Senado en Navarra. Pienso que Podemos no tiene muy claro que hay que luchar contra todo tipo de terrorismo, y por eso estos días se han negado a firmar el pacto antiyihadista que han firmado PP, PSOE y Ciudadanos. Estos días, en un conocido foro, alguien lo explicaba así: “en el fondo ven justificado el uso de la violencia para imponer ideas, la lucha de clases y toda esa mierda que les gobierna en el subconsciente”.
OPINIÓN POR PEDRO LARRAURI