El PP exige la adopción de medidas urgentes contra el botellón que ponga fin a los perjuicios de vecinos y comerciantes

El concejal popular, Miguel Fidalgo, subraya que “el alcalde está dando la espalda a un problema de primer orden” que llevan años padeciendo miles de vigueses.
Publicado por o día 18/09/2016 na sección de Partido Popular,Política,Vigo

El PP exige la adopción de medidas urgentes contra el botellón que ponga fin a los perjuicios de vecinos y comerciantes

Resalta que el estado de Montero Ríos, la Alameda o el Casco Viejo “perjudica gravemente” la imagen que de la ciudad se llevan turistas y cruceristas. 

Destaca que bastaría con hacer cumplir la ley y emplear los medios existentes para evitar todas estas incomodidades. 

“Los vecinos no pueden pasear con sus hijos o con sus mascotas los domingos ante la acumulación de botellas, basuras o excrementos”, denuncia. 

Apunta que el servicio de limpieza sólo actúa sobre aceras y escaleras, correspondiendo las zonas verdes al personal de Parques y Jardines, lo que agrava la situación con la “basura pudriéndose durante días”.

El concejal popular, Miguel Fidalgo, ha exigido hoy a Caballero la adopción de medidas urgentes encaminadas a solucionar las consecuencias del botellón que sufren durante los fines de semana los vecinos y comerciantes del centro de Vigo.

En este sentido, Fidalgo asegura que el problema se recrudece en lugares muy transitados, como la Plaza de Compostela, el entorno del Náutico o Teófilo Llorente, afectando al descanso de los residentes en estas zonas, a su seguridad y también a la limpieza.

En todos estos sitios, explica, es ya una norma habitual que los vecinos no puedan “pasear con sus hijos ni con sus mascotas, especialmente los sábados y los domingos por la mañana, ante la acumulación de botellas, basuras y todo tipo de excrementos”.

Ante esto, prosigue Fidalgo, “el alcalde lleva años dando la espalda a un problema de primer orden” que padecen miles vigueses. Así, recuerda, en 2008 PSOE y BNG aprobaron una ordenanza para “reglamentar el uso de los espacios públicos por la ciudadanía, evitando usos excluyentes o abusivos que alteren gravemente la convivencia”.

“Bastaría con hacer cumplir la ley y los instrumentos que existen”,

continúa el concejal popular. No en vano, aquella normativa prohibía la "permanencia y concentración de personas en espacios abiertos del término municipal que se encuentren consumiendo bebidas de cualquier tipo o realizando otras actividades cuando alteren gravemente la pacífica convivencia ciudadana". Además, impedía repartir bebidas en la calle, hasta de modo gratuito, y, por supuesto, la venta de alcohol a menores de 18 años. Las sanciones oscilarían entre los 300 y los 3.000 euros.

Pese a todo, expone Fidalgo, el alcalde sigue sin actuar. “Estamos a diario con multitud de vecinos que se quejan de un incremento del botellón en diferentes puntos de la ciudad, como las inmediaciones del Marco, el entorno de la colegiata o el Casco Vello”, puntualiza.

Imagen deteriorada de Vigo

botellon-1

Esta situación, denuncia el edil popular, “perjudica también gravemente” la imagen turística de la ciudad. “El estado de estas zonas en calles transitadas por los turistas que llegan a Vigo en crucero ofrece una fotografía lamentable del municipio a los visitantes”, explica.

Asimismo, señala Fidalgo, el servicio de limpieza sólo actúa sobre aceras y escaleras, correspondiendo las zonas verdes al personal de Parques y Jardines. “Todos sabemos cómo está esta concesión, lo que agrava la situación con la basura pudriéndose durante días en los jardines”, apunta. Y concluye: “El gobierno de Caballero lleva años sin actuar para garantizar el descanso, la seguridad y la limpieza en las zonas afectadas”.