El PP lamenta el “estado deplorable” en el que se encuentra el Hotel Samil un año y medio después de que finalizase la concesión

La concejala popular, Teresa Egerique, recuerda que “hace justo un año el alcalde prometió que los nuevos pliegos estarían listos en dos meses, y sigue sin moverse un papel”.
Publicado por o día 14/07/2017 na sección de Galicia,Partido Popular,Política,Vigo

El PP lamenta el “estado deplorable” en el que se encuentra el Hotel Samil un año y medio después de que finalizase la concesión

La concejala popular, Teresa Egerique, ha visitado hoy el Hotel Samil, donde ha lamentado el “estado deplorable” en el que se encuentran las instalaciones del complejo un año y medio después de que finalizase la concesión.

En este marco, Egerique ha recordado que esta era una concesión a 50 años que se adjudicó en 1966, y que todo el mundo sabía que finalizaba a comienzos de 2016. Un hecho, apunta, que constata la “falta de planificación y de visión y la incapacidad para la gestión” del gobierno municipal y del alcalde, que gobiernan desde 2008 si haber previsto nada sobre el futuro del Hotel.

“Hace justo un año Caballero se plantó aquí y prometió que los nuevos pliegos estarían listos en dos meses, y sin embargo sigue sin moverse un solo papel”, continúa Egerique Mosquera, quien ha lamentado que, mientras tanto, el complejo está “cada vez peor”.

Así, destaca, “en días como hoy Samil está lleno de turistas y de vigueses que vienen a disfrutar de sus vacaciones a la principal playa de Vigo y se encuentran un edificio destrozado y abandonado”.

Una situación, detalla Egerique, que además está suponiendo un coste adicional para la ciudad: “Tener el Hotel Samil cerrado nos cuesta 10.000 euros al mes de vigilancia”. Así, relata, se han gastado ya más de 150.000 euros en este concepto mientras que sigue sin aportarse ninguna solución o propuesta para el recinto.

En este marco, la concejala popular ha lamentado que el Hotel es “el ejemplo más claro” del abandono de la principal playa de Vigo por parte del ejecutivo local. No en vano, señala, “basta darse un paseo por aquí para ver lo que ya hemos denunciado en muchas ocasiones: baldosas rotas, jardineras y plantas marchitadas, o alguna de las piscinas cerradas”.

“Por desgracia, así gestiona este gobierno”, ha resaltado Egerique, quien ha recordado también, como “claros ejemplos de falta de planificación y de torpeza”, otros dos edificios emblemáticos de Samil: los restaurantes Jonathan y As Dornas.

El primero, expone, permaneció dos años cerrado antes de que decidiesen volverlo a abrir, mientras que el segundo estuvo siete años abandonado antes de derribarse. “No se puede gestionar peor. Por eso le exigimos al alcalde que, del mismo modo que vino en julio de 2016 a decir que esto se solucionaba en dos meses, vuelva y lo solucione”, ha concluido.