El PP reclama “máxima agilidad” para la puesta en marcha del nuevo mercado de O Progreso, tras cuatro años de retraso en las obras

Publicado por o día 12/11/2015 na sección de Partido Popular,Política

El PP reclama “máxima agilidad” para la puesta en marcha del nuevo mercado de O Progreso, tras cuatro años de retraso en las obras

Elena Muñoz y Miguel Fidalgo visitaron a los comerciantes y constataron su inquietud por la posibilidad de que no se puedan usar las nuevas instalaciones para la campaña de Navidad.

“Lo que comenzó como un sueño para los comerciantes de la zona acabó siendo una pesadilla por la actuación del Concello”, lamentaron los ediles del PP.

“Hemos venido antes que nada a pedirles disculpas por todo lo que han tenido que pasar, una responsabilidad directa del Concello por la que todavía no ha pedido perdón ni el alcalde ni su gobierno”, afirmó Fidalgo.

El grupo municipal del PP pedirá al gobierno local que estudie recuperar el paso del autobús por las inmediaciones del mercado como reclaman los comerciantes.

“Caballero no tiene política para el comercio y tampoco tiene ideas. La mejor prueba es que, al margen del alumbrado navideño, no hay nada más”, sostiene Elena Muñoz.

La portavoz municipal popular y el concejal Fidalgo Iglesias pidieron al alcalde “que se siente de una vez a dialogar y escuchar a los profesionales del mercado y no les sigan faltando al respeto con su nefasta gestión”.

 La ampliación del mercado de O Progreso comenzó siendo un sueño para los 54 comerciantes que lo integraban cuando se iniciaron las obras, el 9 de septiembre de 2009, y ha terminado convertida en una auténtica pesadilla que, por el camino, redujo a 43 los negocios supervivientes.

Es el nefasto balance que esta mañana relataron los concejales populares Elena Muñoz y Miguel Fidalgo, tras visitar las instalaciones y dialogar con los afectados. El nuevo mercado sigue pendiente de que se culminen unos trabajos de reconstrucción que iban a durar dos años y que acumulan cerca de seis; y que han pasado de costar cerca de tres millones de euros a rondar los seis millones.

“Abel Caballero y su concejal de comercio, Javier Rivas, son los responsables de haber convertido este sueño en una pesadilla”, manifestó Fidalgo. El edil popular y la portavoz municipal Elena Muñoz pidieron a los comerciantes “disculpas por todo lo que han tenido que padecer en los peores años de la crisis” y lamentaron que, siendo una responsabilidad del Concello, “ni el alcalde ni su gobierno les hayan pedido perdón”.

El grupo del PP pidió “máxima agilidad” al Concello para concluir los trabajos y se hizo eco de la “gran inquietud de los comerciantes” por que las nuevas instalaciones tampoco se vayan a poder utilizar para esta campaña de Navidad.

Elena Muñoz acusó a Caballero de “no concederle ninguna importancia al comercio y señaló al mercado de O Progreso como “un símbolo de la nefasta gestión municipal en este apartado, generando sobrecostes para los ciudadanos y demostrando una falta de agilidad lamentable en la gestión”.

Criticó también que la actuación con mayor dotación presupuestaria en materia de comercio prevista para 2016 “sean las luces de Navidad”. “Sin duda son muy importantes, pero no pueden ser lo único”, dijo. “Las luces sólo duran dos meses, pero el comercio vive doce meses al año”, precisó tras recordar el “reciente rechazo” de Caballero a las enmiendas presupuestarias del PP, donde se incluía una partida económica para el programa ‘Vigo de compras’ que pretendía convertirse en un revulsivo para el comercio.

 Los concejales populares recogieron la demanda de los comerciantes y aseguraron que solicitarán al gobierno local el estudio de una posible parada de autobús en las inmediaciones del mercado. Además, exigieron al alcalde que “se reúna de inmediato con los propietarios de los puestos e inicie un diálogo con ellos para terminar cuanto antes las obras y para hacerlo de la mejor manera posible”.

Apuntaron en este sentido la necesidad de demoler los barracones provisionales instalados para los puestos de venta, así como la recuperación de la plaza exterior, pendiente de humanizar y que tanto Fidalgo como Muñoz consideran “de vital importancia para la recuperación integral de la zona”.

En su opinión, las molestias del “alarmante retraso” en las obras no afectaron solamente a los puestos interiores del mercado, “sino también a cerca de un centenar de comercios exteriores que han sufrido en sus cuentas de explotación la prolongación de los trabajos”.