Preocupación del Círculo por los últimos datos que sitúan a Galicia entre las comunidades donde menos crece el empleo

La última EPA señala dos velocidades, con un eje mediterráneo que crece por encima de la media, y norte y oeste rezagados. Las mayores tasas de desempleo se registran en las comunidades con los salarios más bajos. La temporalidad en la administración crece siete puntos en cinco años mientras se mantiene en la empresa.
Publicado por o día 09/02/2020 na sección de Emprego,Galicia

Preocupación del Círculo por los últimos datos que sitúan a Galicia entre las comunidades donde menos crece el empleo

Galicia fue la séptima comunidad en la que se creó menos empleo en los últimos cinco años, según se desprende de la última EPA. Nuestra comunidad se sitúa entre las que registran un crecimiento de la ocupación en el citado periodo inferior al 10 %, circunstancia en la que se encuentran las comunidades del norte y oeste de la península.

Es Asturias, con un 4,47 %, la comunidad en la que menos ha crecido el empleo entre 2014 y 2019, seguida por País Vasco, un 6,72 %, Extremadura un 7,35 %, Cantabria un 7,89 %, Navarra un 8,85 %, Castilla y León 9 % y Galicia un 9,55 %.

Canarias y Baleares (23,9 y 19,14, respectivamente) encabezan el ranking de crecimiento de la ocupación, seguidas por las comunidades del este español (Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Cataluña, con tasas de incremento que oscilan entre el 17 y el 14 %). Madrid y Comunidad Valenciana, con algo más del 13 %, ocupan los siguientes puestos.

El mapa que traza la EPA del cuarto trimestre de 2019 dibuja, en comparación con el de cinco años atrás, una España de dos velocidades, que acentúa en algunas provincias el drama de la sangría demográfica.

En efecto, tres provincias que vienen perdiendo población desde el siglo pasado están a la cola en creación de empleo. Se trata de Zamora (el número de ocupados se ha elevado en poco más de un 2 %, el porcentaje más bajo de toda España), Ourense (un 4,47 %) y Lugo (7,34 %). A ellas se unen Cáceres y Asturias, con un comportamiento similar al de Ourense, Álava y Bizkaia y Salamanca, con índices de crecimiento inferiores a Lugo.

Las mayores tasas de paro, sin embargo, se registraron en el último trimestre de 2019 en Extremadura (un 23,48 %) y Andalucía (un 20,80 %). Se da la circunstancia de que estas dos comunidades son también las que registraban en 2018 los menores salarios medios del país, de acuerdo con las estadísticas de la Agencia Tributaria. Los datos de paro de enero de 2020 difundidos por el Servicio Público de Empleo hace unos días no han registrado mejora.ama la atención, por tanto, el dinamismo del eje mediterráneo, además de la zona central de la península, en la creación de empleo, que se mantuvo incluso durante el último año, pese a que, en líneas generales, comenzó a apreciarse una fuerte desaceleración en la reducción del paro.

En el caso concreto de Galicia, la desaceleración se evidencia en 2019, tras un quinquenio favorable en el que hubo notables reducciones del desempleo en 2015 (24.000 parados menos en Pontevedra y 14.000 en A Coruña) y 2018. El año pasado se produjo el menor descenso de la serie, con 1.800 parados menos en A Coruña, 1.900 en Pontevedra, mientras que en Lugo se han incrementado en 1.000 personas y en Ourense ha descendido en 300.

Cabe apuntar que Galicia fue además la tercera comunidad en la que más se incrementaron los costes laborales, un 2,8 %, por detrás solo de Aragón y Cataluña, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

En todo caso, ninguna de las provincias gallegas ha vuelto a los niveles de ocupación de 2008, algo que solo ha sucedido en Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Madrid, Segovia, Guadalajara, Málaga, Alicante, Lleida, Girona y Baleares (además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla).

Temporalidad

La EPA cifra en 16,7 millones el número de asalariados en el último trimestre de 2019. De ellos, 13,6 son empleos privados, y 3,2 pertenecen al sector público. En estos cinco años, el empleo en la empresa privada se incrementó un 17,6 %, mientras que en la pública un 11,14 %.

Llama, no obstante, la atención la evolución de la temporalidad en el sector público, por cuanto se ha incrementado en más de 7 puntos, hasta el 27,8 %, mientras que en la empresa privada se ha mantenido en el entorno del 25-27 % para cerrar 2019 en el 25,7 %.

El empleo temporal en la administración pública se ha incrementado en un 50 %, mientras en la empresa privada un 20, 11.

 

Comentar noticia

Your email address will not be published.