Principales problemas y soluciones de las puertas de casa

A la hora de entrar a un piso nuevo o realizar reformas en nuestra vivienda habitual, es muy común tener en cuenta la decoración en aspectos como muebles, alfombras, pintura para las paredes, siendo las puertas una de las grandes olvidadas.

Si estás pensando en renovar las puertas de tu hogar pero a su vez, no tienes la mejor economía disponible en estos momentos para llevar a cabo el pago de las mismas, quizá deberías plantearte arreglar la puerta de tu casa por ti mismo y a continuación, te dejamos algunos detalles, teniendo en cuenta los principales problemas que suelen dar estas, así como sus soluciones. 

Problemas más comunes de las puertas y como solucionarlos

Entre los principales problemas que puede darnos una puerta, se encuentran los siguientes:

– Problemas de las bisagras: una de las piezas que mayor exposición tiene una puerta, es la bisagra, por su pequeño tamaño pero su gran función de soportar el peso de la puerta y que la misma se abra y cierre sin mayor problema, el caso, es que con el paso de los días, estas pueden empezar a chirriar por una mala colocación o moverse y descuadrar la puerta, siendo así imposible su apertura o cierre.

Por ello, debemos con simples productos como 3 en 1, lubricarlas cada dos o tres meses, para que no sufran y darles así mayor durabilidad. En caso de haberse descuadrado por el peso de la puerta, tomaremos las medidas necesarias para volver a ajustarlas y lograr así un movimiento de la puerta sin fricción ni sufrimiento para la misma.

– Problemas con la cerradura: por otra parte, los mecanismos de las cerraduras, con el paso de los años, suelen empezar a generar problemas y para ello, al igual que con las bisagras, un sencillo mantenimiento con aceite o grasa que la lubrique, puede hacer que pierda agarrotamiento y abra y cierre mejor. 

Si la cerradura sigue dando problemas, dejarlo en manos de un profesional o si tienes conocimientos para hacerlo, cambiar esta cerradura podría ayudarle. 

– Pérdida del color: y ya para terminar, si la puerta lleva muchos años formando parte de nuestro hogar, en vez de pintarla por encima, es aconsejable desmontar las bisagras, lijar bien la superficie y aplicarle tanto pinturas como barnices que le devuelven a su estado original. El caso es que de hacerlo con ella montada, podrá la pintura caer en las bisagras y así tener un problema doble.

Sencillos pasos para arreglar lo que pueden parecer serios problemas, si bien, con un pequeño mantenimiento, podemos atrasar estos inconvenientes y darle mayor durabilidad tanto a la puerta como a las bisagras y cerradura.

Noticias de última hora en Vigo

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario