El procedimiento monitorio notarial como una buena alternativa al judicial

En estos últimos años se ha incrementado el nivel de morosidad en nuestro país y una de las pocas vías de reclamación que tenía el individuo es mediante el procedimiento judicial de toda la vida: sin embargo, éste requería de bastante tiempo y no era todo lo efectivo que debería ser.

Ahora, gracias al nuevo procedimiento monitorio notarial la situación ha cambiado para bien

¿En qué consiste el procedimiento monitorio notarial?

Lo primero que tenemos que saber sobre este procedimiento es que no es una sustitución del procedimiento judicial, si no más bien una alternativa.

Tienen la principal particularidad de que será el propio acreedor quien decidirá, dependiendo del tipo de deuda, y analizando los factores de tiempo/coste, el procedimiento que va a seguir.

En principio, todas las deudas pueden ser requeridas de manera notarial, aunque existen algunas que obligatoriamente tendrán que tramitarse mediante el procedimiento judicial:

  • Aquellas que se sustenten en contratos que existan entre empresarios o profesionales o entre consumidores y usuarios.
  • Aquellas relacionadas con derramas y cuotas en comunidades de vecinos
  • Deudas que se base en alimentos y pensiones para menores o incapacitados
  • Aquellas deudas que puedan llegar a presentar las administraciones públicas.

En el caso de que la deuda no esté relacionada con ninguno de los apartados anteriores, entonces se podrá llevar a cabo mediante el procedimiento del monitorio notarial.

¿Es más rápido que el judicial?

Por lo general sí, aunque es importante hacer una pequeña matización:

– Si el domicilio del deudor está reconocido, el procedimiento del monitorio notarial se debería de poder llevar a cabo de una forma ágil, siendo más rápido que el judicial.

– En el caso de que este domicilio no sea conocido, el notario no dispone de medios para poder localizar al deudor, por lo que esto hace que el procedimiento se haga mucho más largo. Sin embargo, el juzgado si que dispone de ciertos medios para poder localizar ese domicilio.

Ahora bien, si seguimos analizando el factor tiempo, descubrimos que en el procedimiento notarial no hace falta ir al juicio para tener una sentencia favorable y poder embargar los bienes del deudor. Si éste se opusiera y no pagase, no nos quedaría más remedio que acudir al juzgado, puesto que la ejecución de la deuda tendrá que hacerse mediante una demanda de ejecución de títulos no judiciales.

Costes

También es muy importante considerar el coste de ambos procedimientos para ver qué es lo que más nos interesa: en principio, el procedimiento monitorio judicial no debería de tener ningún tipo de coste, ya que la intervención del procurador y del letrado no es preceptiva, por lo que tanto las personas jurídicas como físicas estarán extensas del pago (eso sí, siempre que éste sea inferior a los 2000 €).

No obstante, en el caso del procedimiento monitorio notarial habrá que analizar exactamente cuáles son los costes del notario para ese tipo de servicio, que dependerá de cada entidad en cuestión.

Es decir, que si que es cierto que el procedimiento por el notario es mucho más rápido que el judicial pero en consecuencia, tendremos que pagar si o si por ello.

Algunas consideraciones a tener en cuenta sobre procedimiento monitorio notarial

¿Puedo ir a cualquier notario para tramitar el procedimiento?

En principio no. Deberías de tramitar el expediente en el notario que se encuentre en el municipio en el que el deudor tenga su domicilio. Pero, como ya hemos visto, esto a veces no está demasiado claro.

¿Qué documentación se debe de llevar al notario?

Lo único que nos hace falta es un documento/documentos que acrediten que, efectivamente, existe la deuda. Podemos aportar cualquier tipo de documento, siempre y cuando aparezcan firmados tanto por el deudor, como por nosotros. No hace falta que sea una firma real, sino que también puede valer un sello, un elemento distintivo de la marca…

Como puede ser una factura, un albarán entrega, un telegrama, una certificación, un fax, o cualquier otro documento relacionado.

Además, también tendremos que presentar nuestro documento de identidad.

En el momento en el que se identifique a la otra persona, el notario se encargará de la redacción de un documento, que recibe el nombre de “requerimiento” que será la solicitud que tendrá para poder notificar a la persona deudor.

¿Cómo se lleva a cabo el procedimiento?

El notario se presentará en el domicilio de la persona deudora y le entregará una cédula en donde se indicará lo que debe de pagar y el plazo que tiene para hacerlo (20 días desde la notificación).

Si no se procede con el pago, el notario tendrá constancia de ello.

Si el deudor no hace nada, o no se opone, se puede proceder con el embargo de sus bienes.

Noticias de última hora en Vigo. Te contamos todo lo que sucede en nuestra ciudad. Desde los sucesos más relevantes hasta artículos de opinión y de interés.

monitoriomonitorio notarial

SIGUENOS EN TELEGRAM