¿Que hormiga eres?

Por o 26/09/2014 | Sección: CC.OO,Sindicatos
¿Que hormiga eres?
Compartir en:

Había una vez, un hormiguero en el que trabajaban unas hormigas rojas cumpliendo todos los días con su trabajo, en una difícil época en la que sobre todos los hormigueros de la zona gobernaba con puño de hierro un pequeño saltamontes de voz aflautada.

Cuando murió el pequeño saltamontes, las hormigas rojas con los nuevos aires de libertad se empezaron a organizar para reclamar sus derechos, pero a la hormiga reina le entró el miedo y decidió traer de un hormiguero muy lejano otro tipo de hormigas, las hormigas amarillas, conocidas por ser una especie invasora y a la vez más serviles a las órdenes de la hormiga reina y al frente de ellas las hormigas soldado amarillas.

Las hormigas amarillas poco a poco fueron acaparando más espacio y poder en el hormiguero, comprando la voluntad de muchas hormigas rojas contando con la inestimable cooperación de la hormiga reina, mientras el resto de hormigas rojas que no cedieron ante las artimañas de la hormiga reina y de las hormigas amarillas fueron desplazadas a los peores lugares dentro del hormiguero, y no por que hicieran mal su trabajo, si no por su forma de pensar. Mientras las hormigas amarillas tenían los mejores puestos riéndose de las rojas y les decían “mira que bien estoy conviértete en hormiga amarilla y vivirás como yo”.

Pasaron los años y algunas hormigas amarillas se fueron dando cuenta de que las hormigas soldado de su especie lo único que se dedicaban era a proteger a la reina, convirtiéndose el hormiguero en un lugar inhóspito, ya que, la hormiga reina con el amparo de las hormigas soldado amarillas, exigía cada día más y más. Como no había suficientes puestos buenos, muchas tenían que trabajar al lado de las hormigas rojas y así es como se están dando cuenta de que las tenían engañadas, porque no viven como les prometieron las hormigas soldado amarillas, si no que padecen las cargas de las hormigas rojas obreras.

Y este es el final inacabado del cuento, tal vez porque en este hormiguero aún no hay conciencia de ello, pero en los lejanos hormigueros de donde procedían las hormigas amarillas soldado hace años que las hormigas rojas obreras las han desplazado del poder de sus hormigueros forzando a la reina a entenderse con ellas.

260914

PRENSA CC.OO PSA VIGO