Reflexiones de un médico de Atención Primaria del área de Vigo

Por o 30/12/2018 | Sección: Galicia,Opinión,Sanidad,Vigo
Reflexiones de un médico de Atención Primaria del área de Vigo

Soy uno de los “25 jefes de servicio dimisionarios del área de Vigo”. Pero ante todo soy un médico de Atención Primaria. Un médico de Atención Primaria (AP) privilegiado. Privilegiado por poder haber accedido a una formación especializada. Privilegiado por poder trabajar en un centro de salud que, por distintas circunstancias, en la vida y la medicina todo es multifactorial, está algo más protegido del incremento de la sobrecarga asistencial. Tenemos una media de 1200 pacientes asignados por cupo médico y yo algo menos por mi condición de jefe de servicio. Un centro en el que coincidimos profesionales, formados en las Unidades Piloto Docentes de Medicina Familiar y Comunitaria a principios de los años ochenta, con una visión compartida de la Atención Primaria. Un centro docente, lo que supone cargas de trabajo distintas, pero en el que los residentes del último año colaboran de forma sustancial en la resolución de la demanda. Muchas gracias a todos ellos.

En los últimos días, después de la denuncia pública de la situación de la AP en nuestra área, lo que se materializó en nuestra dimisión, he recibido innumerables felicitaciones y en todos los casos he respondido que no es un momento de enhorabuenas. Mis sentimientos desde que tomamos la decisión de adoptar esta postura fueron de tristeza y desazón, sentimientos compartidos, me atrevo a asegurar, por mis compañeros “dimisionarios”. Todos nos sentimos muy vinculados con nuestra empresa, el Sergas, a la que hemos dedicado muchas horas de nuestro tiempo personal y familiar para mejorar nuestra labor asistencial, docente, investigadora y, por supuesto, directiva. Por eso nos duele, me duele, que distintas personalidades con responsabilidades político-administrativas de nuestra empresa, muy respetables por la importancia de sus cargos, electos o no, nos acusen de faltar a la verdad, de que estamos politizados, de que lo que tenemos que hacer es trabajar por la AP. Yo no sé si mis compañeros dimisionarios están afiliados o votan a tal o cual partido político, o son afiliados o simpatizantes de algún sindicato. Nuestra denuncia es profesional. La hemos reiterado en el tiempo y en distintos foros, sin obtener respuestas. Solo después del golpe en la

mesa, con más repercusión mediática de la que esperábamos, se reconoce algo la sobrecarga, los contratos improcedentes… y se ponen en marcha grupos de trabajo con el compromiso de resultados a corto plazo. Nosotros no somos responsables de que otros colectivos se aprovechen de todo esto para sus fines, sean políticos o sindicales. Algo que yo, nosotros, no estamos haciendo y nunca haremos.

Pero como dije antes, soy un médico de AP privilegiado. Y, plagiando a Silvio, que me perdonen mis compañeros no privilegiados por mi felicidad. El día 28 de diciembre empecé la jornada con 24 citados, de los cuales 8 eran concertados o programados por mí, 12 eran de demanda presencial, 3 demandas telefónicas y 1 una telefónica concertada. Al ser fechas navideñas y no tener sesiones clínicas, de 8 a 9 de la mañana aproveché para revisar la consulta que me esperaba y comencé a atender pacientes a las 9. A lo largo de la mañana tuve 4 urgencias (habitualmente son más) y 6 valoraciones de historia clínica, citadas forzadas el mismo día para valorar interconsultas, espirometrías o electrocardiogramas. Acabé mi consulta a las 14:30, después de haber realizado actividades preventivas, seguimiento de crónicos, satisfacer la demanda derivando a un paciente a Urxencias del hospital, realizar una ECO abdominal… cansado, pero satisfecho por haber desempeñado mi profesión con un nivel de calidad aceptable y de forma altamente resolutiva. Este fue mi trabajo asistencial del día, me quedan las parcelas de docencia e investigación, ya que mi faceta directiva se ha acabado.

Una jornada como la que la que acabo de describir es excepcional en nuestra AP. Por ello, repito, soy un privilegiado.

Muchos pacientes me muestran su apoyo en la consulta y yo les respondo que lo que quiero, que lo que queremos, es que todos mis compañeros puedan como yo, al acabar la consulta sentirse cansados pero satisfechos de su trabajo como médicos de AP. Se sientan unos privilegiados.

Manuel Domínguez Sardiña

3 Respuestas a "Reflexiones de un médico de Atención Primaria del área de Vigo"

  1. Aurora   30/12/2018 at 20:55

    Ánimo compañero Manuel !!!!!!

    Responder
  2. HNV   30/12/2018 at 23:11

    Gracias a médicos como este Sr, muchos de los formatos en este centro ,llevamos la AP en nuestro ADN . Gracias por esta reflexión profesor.

    Responder
  3. Gamela   01/01/2019 at 9:35

    Es valiente la postura de los 25 jefes de servicio que han decidido dejar de colaborar con un Sergas Asesino ! A veces son los profesionales quiénes deben destapar la oscuras y sinuosas formas de hacer negocio con la salud de la gente.

    Y gracias a esta posición valiente y sincera estos profesionales de la Atención Primaria serán laminados admnistrativamente por los gerentes del Sergas, y quién suscribe esta carta dejará de ser feliz con su trabajo y pasará a ser considerado un apestado por denunciar la precariedad y mal funcionamiento de un sistema sanitario que viene siendo desmantelado en silencio durante años.

    La salud no debiera ser un negocio, pero lo es…

    En nuestra mano está dejar de ser colaboracionistas con este Sergas Asesino!

    Cómo? LLevando a los tribunales a quiénes organizan el negocio de la Salud.

    Ni un paso atrás… los profesionales de la Atención Primaría deberían expulsar del sistema a quiénes lo están infectando desde los cargos directivos…

    Responder

Comentar noticia

Your email address will not be published.