Rueda anuncia que la Xunta va a construir un nuevo tramo de 7,5 km de la autovía Santiago-A Estrada, entre A Ramallosa y O Rollo

Subraya que la ampliación de esta vía supondrá una inversión total de más “de 60 M€” y que se llevará a cabo en dos fases

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, avanzó que el Consello aprobó en su reunión semanal el expediente de información pública de un nuevo tramo de la autovía Santiago-A Estrada. Se trata de 7,5 nuevos kilómetros entre A Ramallosa (Teo) y el enlace con la PO-841, en O Rollo (A Estrada) que se enmarcan en la apuesta del Gobierno gallego por “ampliar la red de vías de altas prestaciones libres de peaje”, resaltó el presidente.

Rueda destacó que inversión total para ampliar esta vía “superará los 60 millones de euros” y que las obras se dividirán en dos fases: un subtramo entre A Ramallosa y Pontevea (AC-241); y y otro entre Pontevea (AC-241) y O Rollo (enlace PO-841).

Tal y como explicó el presidente, el Consello autorizó hoy la información pública del nuevo tramo de casi ocho kilómetros de la autovía Santiago-A Estrada y también aprobó el proyecto de trazado del primero de los subtrechos, lo que une A Ramallosa y el enlace con la carretera AC-241, en Pontevea, en el municipio de Teo.

La inversión que el Gobierno gallego destinará a prolongar este nuevo tramo de conexión por autovía del ayuntamiento de Teo desde Santiago superará los 33,2 millones de euros, incluyendo el pago de los 291 predios necesarios para impulsar estas obras.

En el proyecto diseñado por el departamento de Infraestructuras, el nuevo trazado discurre de norte a sur, con una ligera orientación hacia el oeste y paralelo a la carretera AC-841, atravesando el municipio de Teo.

Su longitud es de algo más de 3,5 kilómetros, con dos enlaces, un consistente en la adecuación del actualmente existente en la Ramallosa con la carretera AC-841 y otro de nueva construcción, sobre la carretera AC-241, situado al final del tramo. La Actuación incluye 6 nuevas estructuras: viaducto de Santa Lucía, 3 pasos inferiores y 2 pasos superiores.

Más en detalle, se rediseñará el enlace existente en la Ramallosa que une la AG-59 con la carretera AC-841, que constará de un ramal dirección Santiago y uno de salida a la AC-841. El nuevo enlace que se construirá en la AC-241 constará de una vía de acceso a la AG-59 en sentido Santiago y uno de salida, que termina en una glorieta de 20 metros de radio sobre la AC-241.

También se ejecutarán a lo largo del trazado variantes de las carreteras actuales y caminos de servicio.

Las obras previstas incluyen 6 estructuras de nueva construcción: el viaducto en Santa Lucía, de 150 m de longitud; los dos pasos superiores, uno en el enlace de la Ramallosa de 56 metros de longitud y otro en el enlace con la AC-241 de algo más de 39 metros de longitud; y los tres pasos inferiores.

El Gobierno gallego prevé iniciar en el primero trimestre de 2023 las expropiaciones con el objetivo de licitar “las obras en el primer semestre del año que viene”, indicó Rueda.

Además se seguirá trabajando en paralelo en el proyecto constructivo del subtramo previsto hasta el enlace con la carretera PO-841, en el Rollo.

Tramitación

La Xunta consideró la necesidad de realizar diversas actuaciones de mejora de la seguridad viaria y aumento de la capacidad mediante la prolongación del actual tramo entre Santiago y A Ramallosa, dando continuidad a la autovía AG-59.

En la determinación del Gobierno gallego para materializar la prolongación de esta autovía libre de peaje el 18 de noviembre de 2020 se sometió al proceso de información pública el estudio de impacto ambiental y de actualización del proyecto de construcción de un nuevo trecho de la autovía Santiago-A Estrada, que se tradujo en la tramitación conjunta de dos subtramos distintos: entre A Ramallosa y Pontevea (AC-241); y, entre Pontevea (AC-241) y O Rollo (enlace PO-841).

De este modo, la actualización de los proyectos iniciales tenían por finalidad adaptarlos a la normativa vigente, evitar la afición a un castro, que fue cuestionada por la autoridad competente en Patrimonio Cultural y, además, racionalizar el impacto territorial.

Las administraciones consultadas fueron: el Ayuntamiento de A Estrada, el Ayuntamiento de Teo, la Diputación provincial de A Coruña, a Diputación Provincial de Pontevedra, Augas de Galicia, la Dirección General de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático, la Dirección General de Emergencias e Interior, el Instituto de Estudios del Territorio, el Servicio de Montes de A Coruña, el servicio de Montes de Pontevedra, la Dirección General del Patrimonio Cultural, el Servicio del Patrimonio Natural de A Coruña y el Servicio del Patrimonio Natural de Pontevedra, que remitieron sus correspondientes informes sectoriales.

La Agencia Gallega de Infraestructuras evaluó dichos informes sectoriales, a los que les dio respuesta.

Además del proyecto de trazado, también se sometió a información pública el estudio de impacto ambiental de la actuación, dando como resultado la declaración de impacto ambiental favorable por parte del organismo competente, hecha pública el pasado 9 agosto del 2022.

La Xunta, una vez analizadas las aportaciones presentadas, incorpora al proyecto las consideraciones oportunas, entre ellas, un nuevo camino de servicio entre los puntos kilométricos 106 +300 al 106 +700, para dar continuidad y posibilitar la comunicación entre ambas márgenes de la autovía. Además, se ejecutará un nuevo camino de servicio paralelo al tronco de la autovía proyectada entre los puntos 107 +120 hasta el 107 +320 con la finalidad de mejorar los accesos y comunicaciones entre ambas márgenes de la nueva infraestructura, de las fincas y explotaciones ganaderas existentes en este entorno.

También se realizará un cambio de trazado y la reposición del oleoducto A Coruña-Vigo que atraviesa la traza de la AG-59 en dos puntos: en la zona del enlace de la Ramallosa, en el punto 100 +240, y en la zona previa al viaducto de Santa Lucía, en el 100 +400. Se incluye, también la modificación de la sección de los pasos inferiores de los ejes 11 y 19 (puntos kilométricos 106+320 y 107 +119) y del paso superior del eje 17 (punto 104+ 789), con el objetivo de dar continuidad al Camino de la Geira y de los Arrieriros interceptados por la actuación.

La Xunta destinará una inversión global que superará previsiblemente los 60 M€, a los que deben sumarse los casi 1,2 millones de euros precisos para completar las expropiaciones, para darle continuidad al trazado entre la AP-53 y A Ramallosa, y conectar, también, por autovía los ayuntamientos de Teo y A Estrada.

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario