SATSE advierte que la desescalada de Atención Primaria perjudica a pacientes y pide que se recupere la actividad sanitaria

El Sindicato de Enfermería denuncia que a estas alturas de la llamada “desescalada” los centros de salud ya tenían que estar prácticamente en la normalidad. La realidad es que muchas embarazadas han perdido el seguimiento de su embarazo y postparto con la matrona, los pacientes son atendidos por teléfono y las citas que quedaron pendientes todavía no se han retomado
Publicado por o día 23/06/2020 na sección de Salud,Sanidad,SATSE

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado al Sergas que se retome cuanto antes la plena actividad en los centros de salud. La desescalada comenzó hace semanas, pero Atención Primaria sigue sin estar a pleno rendimiento, lo que provoca que pacientes y usuarios sean los principales perjudicados.

Entre los afectados se encuentran las mujeres embarazadas que estaban haciendo el seguimiento de su embarazo y puerperio con su matrona, y que tuvieron que paralizarlo mientras duró el Estado de Alarma. Ahora, la vuelta a la normalidad debería suponer también retomar todas esas citas, pero incluso las matronas reconocen que tienen bloqueadas las agendas y siguen sin poder atender a las futuras madres.

Precisamente en el plan de desescalada se especifica que ya deberían haber retomado la actividad con grupos reducidos y atendiéndolas con un horario adaptado. Pero la realidad es que la desescalada no se está ejecutando tal y como viene escrito en el papel.

De la misma forma hemos recibido quejas de pacientes que necesitan acudir al centro de salud para ser valorados por su médico de cabecera, pero que sin embargo son atendidos telefónicamente y con dificultades. Algunas de estas citas tienen que ser presenciales, o necesitan tener un carácter urgente, lo que tampoco está sucediendo. Actualmente son atendidos por un médico telefónicamente, lo que está provocando que los pacientes acudan más a los servicios de urgencia por la demora.

Una de la quejas de los profesionales de los centros de Atención Primaria, pasa también por la falta de vestuarios o espacios para cambiarse. En la misma línea el personal sanitario de los centros de salud no dispone de taquillas e incluso advierten de la falta de uniformes para cambiarse, ya que hasta ahora tan sólo llevaban una bata por encima de su propia ropa. Ahora las circunstancias han cambiado, y lo más seguro es utilizar un uniforme completo, y por encima del equipo de protección sobre todo en domicilios, pero no se ha previsto de forma homogénea.

El Sindicato de Enfermería también recuerda al Sergas que debe hacer observar a los usuarios y familiares que los centros hospitalarios, así como los de atención primaria, tienen que asumir de igual forma las normas sociales para minimizar los riesgos de contagio, como exigir la distancia física, el uso de mascarilla en su interior, contar con dispensadores de hidroalcohol, así como controlar el flujo de usuarios o acompañantes en salas de espera y pasillos; a este Sindicato le consta que, principalmente en los hospitales, no se mantienen estas normas, lo que no tiene sentido alguno, y pone en peligro tanto a usuarios como al personal sanitario.

Desde SATSE instamos al Sergas a que ponga todas las medidas necesarias, para poder retomar la actividad demorada en estos meses, con plantilla suficiente, cumpliendo las medidas de seguridad de protección de los trabajadores y usuarios y la máxima observancia y seguimiento de los posibles contagios y detección de los mismos.