¿Se debería legalizar la prostitución? El eterno debate

Publicado por o día 20/12/2017 na sección de Adulto

¿Se debería legalizar la prostitución? El eterno debate

Cómo bien se sabe, la prostitución está considerada como uno de los más antiguos del mundo en el que vivimos. Sin embargo, ahora lo conocemos más cómo trabajo sexual. Este cambio de término no es más que una reacción debido a la decisión tomada por la Amnistía Internacional (en mayo del 2016), con el objetivo de obligar a los gobiernos a acabar con las leyes que ilegalizan el intercambio de sexo por dinero. Digamos que no es un término tan explícito.

El sexo es uno de los deseos más fuertes presentes en las diferentes especies y que, obviamente, en los seres humanos no es una excepción. Por variados motivos, son muchas las personas las que no pueden tener sexo, o bien la suficiente cantidad de sexo. Mientras que esto sea así, la demanda sexo pagando seguirá en auge. Y lo cierto es que es improbable que las condiciones vayan a cambiar.

En contra de los típicos estereotipos de pagar por tener sexo, el hecho de trabajar en un burdel legal no tiene porqué ser peligroso para la salud. De hecho, la legalización de este tipo de trabajo permitiría llevar un control sobre las empleadas, evitando determinados problemas.

Algunas de las profesionales dedicadas a este oficio aseguran que la profesión requiere de mayor habilidad, incluso de hasta cierta psicología que otros trabajos a los que podrían llegar a acceder. Están orgullosas de tener la capacidad de dar tanto placer físico cómo apoyo emocional. Muchas veces son la única alternativa para aquellas personas que no pueden tener sexo de otra manera.

Principales beneficios de legalizar el trabajo sexual

  • Derechos laborales: Cuando hablamos de explotación a las trabajadoras de este mundo, no solamente nos referimos al abuso físico, si no también a aquel que se produce en materia de derechos laborales. Quienes se dedican a ello no tienen manera de organizarse ni de mejorar si situación personal.

El hecho de que puedan organizarse (incluso hasta a nivel sindical), puede entrañar toda una serie de beneficios.

  • Dinero: Teniendo en cuenta los altos beneficios que se obtienen mediante la economía sumergida, legalizar este tipo de actividad aportaría una gran serie de recursos para los diferentes estados. Por ejemplo,  una agencia de escorts de lujo en Barcelona podría constituirse como, pagado los impuestos pertinentes cómo cualquier otra empresa.
  • Salubridad: Las trabajadoras se someterían a diferentes controles sanitarios, lo que permitiría reducir el índice de contagios de cualquier enfermedad.
  • Cambio de roles: Además, muchas mujeres, explotadas a día de hoy, podrían dejar de trabajar para crear su propio negocio. Es decir, que podría decidir cuándo, cómo y dónde van a ejercer sin que nadie les obligue a hacer nada.
  • El primer paso para acabar con las Mafias: Estas Mafias sobreviven gracias al dinero que perciben al ser una actividad no declarada. Si se pudiera declarar, seguro que la forma de enfocar el negocio se acabaría. Se eliminarían o reducirían los pactos de silencio por miedo a hacer denuncias.

No obstante, también se deberían de estudiar los perjuicios antes de concluir si sería positivo o no legalizar el trabajo sexual.