También Abel Caballero es responsable del desaguisado de la sanidad de Vigo y del nuevo Hospital

Por o 02/09/2015 | Sección: Opinión,Opinión de Pedro Larrauri
También Abel Caballero es responsable del desaguisado de la sanidad de Vigo y del nuevo Hospital

Los vigueses llevamos muchos años sufriendo una asistencia nefasta por parte del Sergas, mucho peor que la que se ofrece al resto de los gallegos: algo que de ninguna manera nos merecemos.

La exconselleira y candidata del PP para Vigo, Elena Muñoz, afirmaba en la reciente campaña electoral: “El nuevo Hospital hará que los vigueses tengan la atención sanitaria que se merecen”. Estaba reconociendo, quizá involuntariamente, lo afirmado arriba.

Todo parece indicar que el nuevo Hospital de Vigo que se está poniendo en marcha este verano no va a resolver el problema. Dado que la sanidad es competencia primordial de la Xunta, todos los afectados (especialmente los ciudadanos del área sanitaria de Vigo) estamos cabreados con el PP, y le recriminamos nominalmente a Alberto Núñez Feijóo como máximo responsable del desaguisado.

El alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, pretende encabezar nuestra protesta, enarbolando la bandera.

Por eso es necesario recordar que su partido, el PSOE, gobernó en Galicia antes que Feijóo, y que pudiendo haber hecho mucho, no hizo nada o casi nada, contribuyendo con su desidia e inoperancia a empeorar los problemas de la sanidad viguesa.

El anterior presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se dedicó a hacer proyectos sobre el futuro Hospital de Vigo (hasta cuatro proyectos distintos, gastando 4 millones de euros en ellos) mientras empleaba el dinero en potenciar otras áreas sanitarias gallegas (especialmente Lugo, Santiago y Coruña). Su gobierno se había comprometido a realizar las expropiaciones para el nuevo Hospital el año 2008 y a empezar las obras el año 2009. El entonces presidente socialista anunciaba a bombo y platillo, junto con su amigo Abel Caballero (que había sido máximo dirigente del PSdG y que en ese momento ya era alcalde de Vigo), que el nuevo Hospital abriría sus puertas el año 2012. Touriño declaraba que esa (el nuevo Hospital) era una infraestructura que había sido “largamente postergada más allá de lo razonable” y que su apertura corregiría un “clamoroso desequilibrio territorial”. Por tanto, también el líder socialista reconocía en esas frases, quizá sin darse cuenta, la grave discriminación sanitaria (entre otras muchas) que sufrimos los gallegos de la costa del sur (Vigo y alrededores), algo ya crónico, que Feijóo y todos los políticos del norte de Galicia niegan sistemáticamente, mintiendo.

Al llegar al poder el PP el año 2009, se encontraron con que el PSOE no había hecho ni las expropiaciones. Todo estaba por concretar, y así la Xunta de Feijóo pudo tomar las nefastas (e irregulares) decisiones de modificar el proyecto del nuevo Hospital y de financiarlo privadamente (engañando a sus votantes, pues eso no estaba en su programa), con los graves perjuicios subsiguientes (de gasto público absolutamente desproporcionado y de serias carencias en las funciones e infraestructuras construidas que ponen en peligro la vida de los vigueses, como muchos médicos hemos denunciado) que todos conocemos.

El cinismo de algunos socialistas me parece descomunal, y el ejemplo del Hospital de Vigo es paradigmático: es muy fácil no hacer nada durante 4 años (a pesar de que el proyecto del nuevo Hospital había comenzado el año 2001), dejar que pase el tiempo dedicándose a invertir en sanidad en otros sitios de Galicia, y criticar después lo mal que lo hacen los otros. Tanto el PSOE-PSdG como el PP, y todos sus dirigentes, por omisión o acción, son corresponsables de la grave situación sanitaria que padecemos en el área de Vigo.

Abel Caballero es como un tahúr, especialista en distraer y en engañar a los ciudadanos, dirigiendo su atención contra enemigos de fuera. Bastantes problemas tenemos los vigueses que podría resolver nuestro alcalde y no lo hace. Por citar algunos ejemplos, podría intentar solucionar los retrasos en la gestión de asuntos sociales, algunas tasas e impuestos injustos y desproporcionados, la falta de transparencia en los casos de corrupción en el Concello (que están siendo investigados por policía y justicia); el nefasto tráfico rodado que padecemos en la ciudad, el exceso de multas, la falta de aparcamientos… todos esos asuntos sí que son de su competencia: pero no se atreve a afrontarlos ni a hablar de ellos, negando la realidad y distrayendo a las masas con el truco de dirigir ácidas criticas a otros líderes e instituciones…

Queda clara la caradura de Abel Caballero cuando pide a Feijóo que el aparcamiento del Hospital sea gratuito, mientras que el del Concello de Vigo lleva años siendo de pago (con un nefasto servicio que no permite el uso de tarjeta), al igual que todos los aparcamientos del centro de Vigo, lo que produce cuantiosos beneficios para los amigos del alcalde que se han ido haciendo de manera oscura con esas concesiones, a la vez que supone una sangría para los ciudadanos vigueses y un grave perjuicio para los comerciantes del centro (muchos de los cuales han tenido que cerrar por culpa de la nefasta gestión del considerado por muchos el mayor cacique que aún queda en Galicia).

Los ciudadanos honrados, responsables y críticos no le podemos permitir a Abel Caballero, miembro de la casta y gobernante demagogo, totalitario y falaz, que se erija en salvador de la patria (de Vigo) en esta protesta: porque él y los socialistas de su partido tienen mucha responsabilidad en los graves problemas sanitarios que padecemos.

OPINIÓN POR PEDRO LARRAURI