Tipos de iluminación que existen: ventajas y desventajas

Publicado por o día 17/08/2017 na sección de Hogar

Tipos de iluminación que existen: ventajas y desventajas

El hecho de saber distinguir entre los diferentes tipos de bombillas es crucial para poder aprovechar al máximo las lámparas, los accesorios, así como para reducir el consumo en energía.  Teniendo en cuenta que ahora pagamos más del doble de luz de lo que hacíamos hace unos años, este punto es mucho más importante de lo que parece.

Es importante tener en cuenta que existen algunos tipos de bombillas caracterizados por tener un precio algo más elevado de lo normal, aunque más bien se debe de considerar como una inversión ya que, desde del momento en el que funcionen, nos permitirán lograr un ahorro más que considerable.

Sin más preámbulos, vamos a analizar los principales tipos de bombillas, para que sepas cuáles te convienen en cada caso.

Tipos de bombillas

Bombillas incandescentes: Se considera el tipo de bombilla más antigua que existe en el mercado, así como las más extendidas a lo largo del mundo. Tienen un casquillo metálico con un pie de contacto que funciona de manera eléctrica, componente que se aísla por completo de la bombilla. También tiene una envoltura de vidrio que lleva un gas inerte o noble (que suele ser el kriptón). Las bombillas incandescentes más habituales son la E-27 (la de roca normal), o bien la de E-14 (la de rosca fina).

Hoy en día están a punto de desaparecer, y es que sus desventajas son muy considerables: por ejemplo, tienen un tiempo de vida útil muy reducido, además de lograr un rendimiento luminoso inferior al que consiguen otras bombillas (de entre los 12-18 lm/W).

Bombillas halógenas: Son similares a las anteriores, compuestas por un filamento que está contenido en un bulbo de vidrio, con un gas que puede ser yodo o bromo. Se diseñan con un sólido equilibrio químico que hacen que tengan un tiempo de vida más largo (de unas 4000 horas más o menos), logrando aumentar el rendimiento hasta los 20-30 lm/W.

Bombillas LED: Son una de las bombillas más utilizadas a día de hoy, con toda una serie de características a sus espaldas. A nivel interno, disponen de un sofisticado mecanismo con el que se minimiza el calor, y se potencia la iluminación; gracias a eso, podemos tener un tipo de luz más distribuida, y no concentrada en un único punto.

El hecho que no emita tanto calor tiene varias ventajas: Ayuda a incrementar el tiempo de vida útil de la bombilla, no hará que nos agobiemos cuando lleguen las altas temperaturas, y reducirá el consumo de una forma importante (se calcula que estas bombillas consumen hasta un 70% menos que las tradicionales de toda la vida).

Además, se pueden adaptar a cualquier parte; podemos encontrarlas desde en paredes de plafones, techos, suelos,  y se adaptan tanto a interiores como exteriores.

Si tienes que elegir nuevas bombillas para el hogar, apuesta por la tecnología LED sin ningún tipo de duda.