Case 2000 persoas contemplaron en Vigo a evoluci贸n da tradici贸n pict贸rica galega a trav茅s do x茅nero do bodeg贸n

Publicado por o d铆a 07/07/2014 na sección de Cultura

Case 2000 persoas contemplaron en Vigo a evoluci贸n da tradici贸n pict贸rica galega a trav茅s do x茅nero do bodeg贸n

聽Casi 2000 personas disfrutaron en Vigo de la exposici贸n 芦O bodeg贸n oculto. A naturaleza morta na arte contempor谩nea galega禄 que se pudo visitar en Vigo desde finales del mes de abril. El proyecto expositivo estaba conformado con fondos de las colecciones de arte de ABANCA y de AFUNDACI脫N y fue coordinado por Carlos L. Bern谩rdez.

La exposici贸n permit铆a apreciar los cambios del g茅nero de la naturaleza muerta en el arte gallego y pon铆a en evidencia la relevancia de este g茅nero como fuente de experiencia formal, ya que los artistas escog铆an los objetos por sus calidades estil铆sticas, buscando dar respuesta a los interrogantes de la pintura, ce帽idos, en definitiva, a cuestiones de percepci贸n y consciencia. En palabras de Carlos L.

Bern谩rdez, 芦la muestra es muy importante a la hora de conformar la visi贸n de la tradici贸n pict贸rica gallega a trav茅s de uno de los g茅neros fundamentales en la evoluci贸n de la pintura occidental y en el que se manifiesta, de manera bien acusada, la experimentaci贸n estil铆stica que llev贸 a la modernidad禄.

El discurso expositivo se articulaba de forma cronol贸gica a lo largo de 35 obras que daban cuenta de los cambios conceptuales y formales del arte a trav茅s del bodeg贸n.

Inicialmente se presentaba la naturaleza muerta en los siglos XVII y XVIII, cuando, a pesar de disfrutar del aprecio de un coleccionismo culto y exquisito, era considerada un g茅nero menor, incluso inferior a la pintura de historia. Con el paso del tiempo, el bodeg贸n fue cada vez m谩s valorado y recuperado, finalmente, para la sensibilidad moderna, porque permit铆a, de manera excepcional, combinar la libertad expresiva a partir de un universo intimista y cotidiano, como hacen, entre otros, Francisco Llorens, Mar铆a Victoria de la Fuente, Jes煤s Caulonga, Gonz谩lez Pascual o Alfredo Souto. La representaci贸n de las cosas simples, por muy realista que se pretenda, se basa, en realidad, en percepciones que se alejan de cualquier objetivaci贸n y que reflejan el mundo emocional de los pintores; ah铆 estaban, por ejemplo, las obras de Urbano Lugr铆s, Antonio Tenreiro, Prego de Oliver o Luis Mosquera.

La muestra continuaba en los a帽os que inauguraron el siglo XX, marcados por una r谩pida sucesi贸n de innovaciones radicales: el abandono del naturalismo en el dibujo y en el color y el rechazo de la construcci贸n en perspectiva. El cubismo y sus derivaciones estar铆an en el cierne de este nuevo mundo referencial, como se pod铆a observar en la obra de artistas como Braque, Picasso o Gris; su influencia en el arte gallego se apreciaba en artistas como Luis Mar铆a Caruncho, Rafael 脷beda o Lu铆s Seoane.

Finalmente, el discurso contaba c贸mo las f贸rmulas de acercamiento del arte m谩s reciente a la naturaleza muerta radican en el simulacro y en la distorsi贸n. En las 煤ltimas d茅cadas, el objeto ha sufrido una transformaci贸n radical con respecto a su utilizaci贸n: a medida que el arte se hac铆a m谩s conceptual, este, parad贸jicamente, pas贸 a tener una preeminencia sobresaliente. La obra se vuelve abierta en sus posibilidades de manipulaci贸n formal, el objeto deviene en protagonista de esta manipulaci贸n y en fuente de infinitas lecturas. La descontextualizaci贸n y la iron铆a permiten ilimitadas interpretaciones de la realidad a partir de esos objetos que irradian una fuerte intensidad afectiva. Estos, unas veces, juegan el papel de veh铆culo para una comunicaci贸n expl铆cita y contundente, mientras que en otras ocasiones transmiten sensaciones con sutileza, ambig眉edad o humor. As铆 lo manifiestan las obras de Ant贸n Lamazares, Manuel Quintana Martelo, Miguel-Anxo Murado, Xes煤s V谩zquez o Suso Fandi帽o.

PRENSA AFUNDACI脫N