Tu coche a la perfección

Por o 22/05/2018 | Sección: Motor

Comprar y poseer un coche no debe ser nada del otro mundo, pero ocasionalmente las cosas no salen del todo bien. En su mayoría éstos en el transcurso de su existencia presentan fallos que suelen solucionarse sin demasiados problemas, pero a veces no es así.

Si algo va mal con el coche y no sabes mucho sobre reparaciones, entonces lo ideal es que te dirijas a la tienda y te digan lo que está mal. Sin embargo, existen buenas ideas para deducir lo que está pasando dentro de tu coche, eso significa usar los 4 sentidos, la vista, el oído, el tacto y el olfato, siendo las únicas herramientas que necesitas.

Una correa resistente

La correa de distribución está situada delante del motor del automóvil. Esta correa está hecha de un material de goma fuerte. Sin embargo y mientras la correa se mueva dentro del motor, se somete a mucha presión y por esta razón tiende a desgastarse rápidamente. Por lo tanto, tendrás que cambiar la correa de distribución muy a menudo. Por eso si dejas que tu correa de distribución se desgaste y no la sustituyes, entonces no tendrás un motor en marcha.

¿Cómo detectar una correa defectuosa?

Si tienes una correa de distribución rota o desgastada, los siguientes son síntomas que pueden ocurrir.

  • Parada brusca del motor: Hay dientes en las correas que se agarran a los engranajes mientras giran. Si estos dientes empiezan a caerse o a ser insuficientes, la correa empezará a deslizarse fuera de los engranajes. Una vez que esto sucede, los dientes caerán directamente sobre los engranajes y formarán una sacudida en el motor. Lo peor de todo es que el motor comenzará a pararse porque la sincronización del árbol de levas está apagada.
  • Fallo de encendido del motor: La velocidad de encendido del motor podría verse comprometida por el desgaste de la correa de distribución. Si la correa de distribución se separará de los engranajes y cayera sobre el árbol de levas, uno de los cilindros se abriría y cerraría demasiado pronto. Si eso sucede, podría ocurrir fallos en el motor.
  • Humo por el sistema de escape: La parte superior de cada cilindro tiene dos orificios que son responsables de la salida del escape y la entrada de aire. La apertura y el cierre de estos orificios están sincronizados con el movimiento de los cilindros y la rotación del árbol de levas. Si tienes una correa desgastada, ésta se desincronizará, lo que significa que el escape saldrá y el aire entrará en momentos inapropiados. El resultado será mucho humo saliendo del sistema de escape.
  • Disminución de la presión de aceite: La correa de distribución hace girar los engranajes del árbol de levas. Si la sincronización de la correa está desactivada, puede saltar y romper piezas del árbol de levas. Algunas de estas piezas podrían caer en el  aceite del automóvil, lo que provocaría una caída de la presión de aceite en la parte inferior del motor.

No más ruidos

El trabajo del sistema de suspensión es mantener las llantas de manera uniforme en la carretera y en la parte del bastidor del coche que la carrocería tenga un movimiento suave hacia adelante en lugar de incontrolable hacia arriba y hacia abajo, eso a medida que pasas por encima de los baches. Al girar, la capacidad del sistema de suspensión permite mantener a los neumáticos en la carretera y minimiza la tendencia de la carrocería a rodar en la curva manteniendo una dirección controlada y segura.

Si sientes que las llantas están desiguales, entonces puede que sea la copela del amortiguador que impida que el sistema de suspensión no mantenga las llantas firmemente en el suelo.

Apela tu derecho

Si un oficial de policía estatal o local te emite multas de tráfico, tienes dos opciones, puedes pagar la multa en su totalidad o puedes apelar y solicitar una audiencia. Ten en cuenta que si pagas la multa en la totalidad, estarás renunciando al derecho a una audiencia.

De igual manera, si no respondes dentro de los días respectivos, estarás renunciando a tu derecho de audiencia y te cobrarán cargos por retraso y liberación, además de cobrarte por la multa.