Trumperio y preparacionismo

Opinión por Carla Leiras.
Por o 28/08/2017 | Sección: Opinión,Opinión por Carla Leiras
Trumperio y preparacionismo

Opinión por Carla Leiras

Recientemente, Alejandro Cao de Benós declaraba a los medios, a propósito de la tensión constante e histórica entre Corea del norte y EEUU, que cada vez se hace más patente y acerca más el enclave geoestratégico al conflicto armado, que si la república popular se veía amenazada, “se acabaría la humanidad tal y como la conocemos”, ya que en caso de ataque, el pueblo coreano, la región más militarizada del mundo, en la que hasta los niños han sido entrenados bajo disciplina armada, respondería con una puntera tecnología balística, cañones autopropulsados, misiles taepodong modificados y de alto alcance, tanques, aeronaves, submarinos, buques de minas, armamento químico y bacteriológico, gas sarín y todo el arsenal de su programa de desarrollo nuclear.

Corea alega que solo tiene en su poder este monstruoso despliegue como elemento disuasorio, para evitar una ocupación de su territorio por parte del imperialismo; hay que recordar que a día de hoy siguen en guerra abierta con EEUU, con quienes nunca llegaron a firmar la paz.

Recientemente, tras unas declaraciones de Trump, en las que aseguraba que si el conflicto se materializa “se encontrarán con una furia y un fuego que el mundo jamás ha visto”, se han vuelto a formar especulaciones sobre una suerte de ataque inminente como intento de ocupación de territorios norcoreanos que remataría en la mencionada respuesta nuclear, teniendo consecuencias nefastas para todo el resto del globo. Así, Alejandro declaraba “los países que pertenecen al selecto club nuclear no son invadidos. Si esas armas se usan, destruimos el mundo”.

Con posibilidades latentes como esta, no es de extrañar que la corriente de los preparacionistas, una comunidad de personas que han dedicado parte de su vida a aprender cómo sobrevivir en una situación de excepción provocada por un conflicto de guerra, una catástrofe natural, terremoto, tsunami, fuga nuclear, radiactiva… o cualquier suceso que amenace con la extinción de la especie, haya aumentado en número de adeptos, pasando de ser excepciones residuales de apasionados de la supervivencia que montaban pequeños negocios para enseñar a otros a encajar una vida en una eventual civilización destruida, a un grupo nada escaso que dedica miles de dólares en acondicionar sus sótanos como búnkers, hacer acopio masivos de alimentos, aprenden a sobrevivir en el bosque más recóndito durante meses sin más materiales que los que contienen sus mochilas, convencidos de que en cualquier momento van a tener que enfrentar una situación en la que una persona no preparada, fallecería a los pocos días, al no conocer las técnicas básicas para construir un refugio, recolectar o cazar, y carecer del material necesario para capear una situación tal.

Los preparacionistas no son exclusivos de EEUU, van surgiendo cada día grupos nuevos en diversas partes del planeta, aunque en estas regiones es donde se concentran la mayor parte de adeptos.
Se puede ver un pequeño fragmento de un documental sobre estas personas en el siguiente enlace:

Pero, ¿de dónde procede esta doctrina? ¿Son personas paranoicas, con algún trastorno mental obsesivo, o simples visionarios que están adelantando unos sucesos que es probable que vayan a suceder en algún momento de nuestro futuro próximo?

Y al hilo, volviendo a Corea, qué cabe esperar de las siguientes maniobras militares? ¿significan algo estos órdagos que los dirigentes se envían por los medios y redes sociales amenazando constantemente la integridad de las potencias, o son simple estrategia de propaganda para presionar cada uno, al sistema contrario? ¿nos enfrentamos a los primeros pasos de una guerra a gran escala?

Lo que está claro es que no cabe subestimar demasiado la capacidad guerrera de los defensores de Pyongyang, ya que han construido una sociedad, que aunque suavizada en el día a día por los valores morales férreos de la doctrina juche y los ideales chondoístas, tiene como piedra de bóveda la defensa del socialismo por medio de un desarrollo militar orwelliano, con un ejército, el tercero más importante de Asia, de más de un millón de efectivos, al que se sumarían otros siete millones de voluntarios en cuerpos paramilitares.

Sin embargo, otras fuentes señalan sus equipamientos como “absolutamente obsoletos”, y a los datos del índice Global Firepower que sitúan su gasto en defensa del 40% del PIB, como inciertos y pura propaganda de disuasión, muy alejada de la realidad y totalmente distorsionada. Al margen de la veracidad o solvencia de sendos arsenales, ¿debe preocuparnos este conflicto?

Me respondo con las declaraciones de la prensa oficial de Corea: “en caso de que lancemos un superpoderoso ataque preventivo, éste borrará por completo no solo las fuerzas de invasión imperialistas de EEUU en Corea del Sur y en zonas aledañas, sino que también reducirá el territorio continental a cenizas”, y con una de las primeras frases que pronunció Trump tras su toma de poder: “necesitamos volver a ganar guerras de nuevo”.

Y todo el que piense que los conflictos militares ajenos, ajenos se quedan, que recuerde el impacto colateral que ha tenido en España cualquier ocupación, intervención territorial “humanitaria” o maniobra armada que se haya realizado en los últimos diez años.

Bondades de la OTAN, esa quimera proteccionista asesina de civiles.

Portavoz de la asociación foro socioeducativo Os Ninguéns. Licenciada en derecho. Diplomada en mediación educativa y como formadora didáctica. Titulada en prevención- formación sobre VIH-SIDA y detección-tratamiento de patologías adictivas-drogodependencias.

Comentar noticia

Your email address will not be published.