Una guía sobre las semillas de chia y sus increíbles propiedades

La semilla de chía está entrando con fuerza en los hogares españoles, te contamos sus propiedades y contraindicaciones de uso.
Publicado por o día 13/06/2017 na sección de Alimentación,Medio Ambiente

Una guía sobre las semillas de chia y sus increíbles propiedades

Una mayor conciencia social sobre la necesidad de preservar el medio ambiente y saber qué es lo que comemos ha traído consigo una lenta revolución que ya ha empezado a modificar los hábitos alimenticios de buena parte de la población, hasta el punto que los supermercados de grandes marcas ya están haciendo promoción de los productos naturales que en ellos se venden.

Esta lenta revolución a la que aludimos, ha alentado el mercado vegano, hasta ahora restringido sólo a las personas que lo usaban y gracias a ello hemos podido conocer los beneficios de algunos productos que hasta ahora no estaban en nuestra alimentación, como lo son las semillas.

La semillas de quinoa, mijo o chía están entrando en los hogares españoles con fuerza, siendo la semilla de chía una de las más consumidas, quizás por su gran aporte en ácido graso alfa linolénico Omega 3 en una sociedad en la que son muchos los que cuentan con altos índices de colesterol en sangre.

Las propiedades de las semillas de chia son muchas, ya que son un alimento muy adecuado para regular el colesterol y para prevenir enfermedades cardiovasculares, pero también pueden resultar muy beneficiosas para el aparato digestivo e incluso para ralentizar la absorción del azúcar en sangre, siendo ideales para ancianos, niños y deportistas.

La chía es una planta de origen centroamericano, en concreto de México, y en este país y sus vecinos esta semilla se viene usando desde hace siglos, mientras que en España esta planta es la conocida como salvia hispánica.

Las semillas de chía deben de consumirse molidas, dos cucharadas al día bastarán para mantener a raya la absorción de colesterol, ya que estas semillas tienen un alto índice en fibras, además del Omega 3. Tengamos en cuenta que el Omega 3 es esencial para los niños ya que sus nutrientes se precisan para el buen desarrollo cerebral.

Asimismo son ideales para los diabéticos y los hipertensos, aunque una de sus contraindicaciones de uso es que bajan la tensión arterial, de modo que no las podrán tomar aquellas personas que la tengan baja, a su vez, deberán tomarlas con precaución las personas con antecedentes alergénicos, de manera que lo mejor es ir introduciéndose poco a poco a la alimentación para poder controlar su efecto, que en muchos casos pueden darse porque las semillas han sido manipuladas en procesos industriales junto a alimentos con gluten o frutos secos.

Beneficios y efectos curativos de “la semilla reina”

Pero aquí no termina el listado de las propiedades de estas semillas que han pasado de ser unas desconocidas a tomarse en ensaladas, batidos y hasta en guisos.

Para proteger el hígado e incluso en periodos de anemia, las semillas de chía tienen un efecto benefactor sobre la salud y una infusión de ellas es adecuada para combatir la tos seca y el dolor de garganta.

Durante la menopausia y en las menstruaciones dolorosas se pueden tomar estas semillas como coadyuvantes a otros tratamientos por su gran poder antiinflamatorio y su gran aporte en calcio, ya que conviene saber que estas aportan cinco veces más calcio que la leche. Para los problemas de riñones e incluso para el acné juvenil, estas semillas ayudan a quienes padecen estos trastornos, ya que son uno de los llamados nuevos alimentos que más propiedades curativas contiene.

Obviamente, la denominación de nuevos alimentos habla de que hace poco que se han incorporado a la dieta europea, aunque ya hace muchos siglos que las semillas eran consumidas por los hombres de Centroamérica. Los norteamericanos fueron los primeros en llevarlas a la cesta de la compra impulsados por el conocimiento de sus propiedades. En un principio era posible encontrarlas en comunidades vegetarianas y veganas hasta a dia de hoy, donde podemos encontrarlas en los escaparates de todas las tiendas y darles presencia en la dieta mediterránea, nada reacia a las nuevas incorporaciones siempre y cuando se trate de alimentos como las semillas de chía, que al no tener sabor toman prestado el de otros alimentos, por eso se acostumbran a consumir en ensaladas o en yogures y batidos.