Vithas Salud Fisium presenta un decálogo para el corredor ocasional ante la próxima San Silvestre de Vigo

Cualquier deportista debe hidratarse antes, durante y después del ejercicio, aunque aparentemente no tenga sed.
Por o 22/12/2016 | Sección: Deportes,Salud,Vigo
Vithas Salud Fisium presenta un decálogo para el corredor ocasional ante la próxima San Silvestre de Vigo
Compartir en:

Ante la próxima celebración de las carreras populares de San Silvestre de Pontevedra, Vigo y otras localidades, los fisioterapeutas de los centros Vithas Salud Fisium en Galicia han presentado un decálogo para el corredor ocasional. Los centros Vithas Salud Fisium pertenecen al grupo Vithas que cuenta en toda España con 12 hospitales y 13 centros especializados denominados Vithas Salud.

Las carreras populares, solidarias, o lúdicas de San Silvestre son citas cada vez más populares entre la población española, animada, probablemente, porque la distancia suele ser bastante asequible, y en un trazado urbano de dificultad media-baja. Por ello, cada año es frecuente que, junto a los corredores habituales, se den cita en esta competición atletas ocasionales.

El decálogo del corredor ocasional, publicado en el blog del Hospital (http://hospitalvithasfatima.com), comienza por aconsejar realizar un chequeo específico para certificar la adecuación para la actividad deportiva y que incluya, al menos, una prueba de esfuerzo.

Entrenar de forma progresiva, y de manera planificada, es el segundo punto que insiste en que antes de iniciar cualquier actividad física, es necesario hacer un adecuado calentamiento previo; y no estrenar nunca ni ropa ni calzado; pero tampoco se aconseja un calzado especialmente desgastado o roto.

En este sentido, los profesionales de Vithas Salud Fisium sostienen que no existe el calzado perfecto, ni la mejor zapatilla en términos absolutos, “sino que cada una de ellas está diseñada de una manera específica para uno u otro deporte, así como para uno u otro tipo de pisada”, otra prueba que puede ser conveniente realizar para adecuar el tipo de calzado.

La noche anterior, es aconsejable cenar de manera ligera, acostarse temprano, y descansar de manera continuada y efectiva al menos siete u ocho horas. El día de la prueba hay que realizar un desayuno o almuerzo ligero, pero de igual cantidad que otros días; preferentemente con alto nivel de frutas.

El octavo punto del decálogo es hidratarse bien, antes, durante y después de la carrera, aunque no exista sensación de sed. La pérdida de líquidos puede causar hasta la pérdida de un 20 por ciento del rendimiento físico. Por tanto, es necesario beber entre 100 y 150 mililitros (un vaso/vaso y medio de los de plástico) cada, aproximadamente, cuarto de hora; así como cuando exista un aumento de la frecuencia cardiaca, o un descenso de la presión arterial.